Lunes, 3 de Octubre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Nuevas oportunidades

  • Imagen de Juan Antonio Palacios
    Por Juan Antonio Palacios
    Escritor, profesor y político. Ha sido alcalde de Algeciras y vicepresidente de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar.
    El mundo está cargado de nuevas oportunidades. Foto: NG
    Foro
    Nos movemos cada tiempo en diferentes direcciones y se nos plantean nuevas oportunidades para ser felices o pasarlo mal, para vivir en una atmosfera de placer y seguridad o padecer un caos del que nos resulta difícil salir. Lo cierto es que cada momento tiene algo de apasionante, ya que es único e irrepetible.

    Tal vez, lo importante es que no nos hagamos trampas al solitario, que no nos peguemos un tiro en el pie, que seamos capaces de hablar sin articular palabra, de comunicarnos sin abrir la boca, de dar y recibir, y aprovechar lo que la vida nos ofrece, manteniendo la coherencia.

    Aunque nos encontremos con poca batería, debemos poder hacer frente a los problemas y compartir nuestras experiencias con toda nuestra energía. para superar los torbellinos y disfrutar las nuevas oportunidades que aparecen en nuestro camino, sin filibusterismo ni obstruccionismo.

    Si queremos aprovechar todas las oportunidades que se nos presenten, hemos de lograr que nuestro mayor sueño sea poder soñar todos los días, estar dispuestos a vivir aventuras y no caer en la desidia y el aburrimiento, abonar la coherencia y superar la incongruencia.

    Para tener la oportunidad de contra una buena e interesante historia, intentaremos olvidar lo aprendido par poder llegar a la esencia, sabiendo decir que no o que si en función del momento, no dejarnos intimidar ni engrandeciendo ni disminuyendo la realidad en función de nuestros intereses.

    Admitamos que aprender a equivocarnos sin hacer de nuestros errores una tragedia, nos hace más humanos, y superamos esa tendencia de que los únicos que suelen equivocarse son los demás, y solemos huir de nuestros desaciertos para ser victimas del miedo.





    Sobran irracionalidades y visceralidades y faltan reflexiones y racionalidades. No debemos quedarnos atrapados en las redes sociales, y acumular el mayor número de “me gusta”, ya que si no, nos volvemos invisibles e inexistente.

    Entre esfuerzos y riesgos, vamos tejiendo hilos invisibles o cuerdas gruesas que nos acercan o separan de la realidad, y resistimos con paciencia los daños que intentan provocarnos , las penas e inquietudes , y vamos desterrando de nuestro horizonte las preocupaciones que solo nos conducen a soledades sin remedios.

    Tenemos la obligación de hacer de nuestro quehacer diario, una experiencia única, agotadora, enriquecedora y sobre todo divertida, en la que nuestra memoria se llene de recuerdos agradables, de reflexiones que nos llenen de sensaciones positivas y llenas de alegría.

    Abrirnos a nuevas oportunidades, es entre otras cosas no dejar que las opiniones y juicios de los demás nos limiten, y estar en la búsqueda de y la obligación de ser nosotros mismos, volcándonos apareciendo y desapareciendo, construyéndonos y destruyéndonos, sin perder la vocación de revolucionarios.

    Siempre podemos encontrar una nueva manera de decir las cosas. La lucha constante nos tiene que servir para vencer a nuestros monstruos interiores y exteriores, y apreciar que si los discursos son buenos y los resultados son malos, no conseguiremos los objetivos que nos habíamos propuestos.

    No descubriremos, si estamos quietos y sin hacer nada, nuevos caminos y oportunidades. Que para que nademos y avancemos hacia la meta que nos hemos propuesto, lo primero que tenemos que hacer es tirarnos al agua.

    Entre anuncios, noticias y relatos . ordenemos nuestras prioridades y dejemos un hueco para la improvisación.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas