Sábado, 21 de Mayo de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Oposición GSD: por el bien de la democracia, ¡espabila!

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    Una democracia necesita una oposición que funcione plenamente, sobre todo para que el gobierno, de vez en cuando, tema la capacidad de otros para derrotarlo en unas elecciones generales. Esa responsabilidad recae actualmente en los Socialdemócratas de Gibraltar (GSD).

    Se comenta mucho que el GSD, simplemente, no está haciendo la oposición necesaria. Muchos sugieren que este blog hace más que el GSD, y lo hace gratis. El líder del GSD y los diputados del GSD reciben unos sueldos enjundiosos que a muchos les encantaría tener.

    Sí, es cierto que hay deficiencias generales en nuestro sistema parlamentario que socavan la capacidad de quienes se sientan en la oposición en el Parlamento para desempeñar su función. Pero eso no significa que no puedan desempeñar dicha función.

    LOS FALLOS DEL GSD

    El GSD debería hacer hincapié en todas las deficiencias del Gobierno del GSLP, pero no lo hace.

    El GSD debería estar promoviendo sus propias políticas tal y como aparecen en su Programa Electoral de 2019, no lo hace.

    El GSD debería estar presionando al Gobierno para que cumpla sus compromisos, no lo hace.

    El GSD debería estar pidiendo garantías al Gobierno, en nombre del pueblo, para hacer frente a cualquier crisis que se produzca en el caso de que no se negocie un acuerdo de Gibexit con la UE en los próximos meses. No es así. En este momento, caeremos por ese precipicio a finales de octubre.

    El GSD debería promocionarse como un gobierno que está esperando gobernar en lugar del GSLP cuando éste fracase, no lo está.

    Hay mucho más que podría enumerarse, pero lo anterior sirve como ejemplo de algunos fallos importantes actuales.

    NO SE UTILIZAN LOS RECURSOS DISPONIBLES

    Es cierto que los diputados que se sientan en los bancos de la oposición en el Parlamento no tienen muchos recursos, pero eso no significa que no tengan ninguno.

    Disponen de tiempo en el Parlamento, pero no es suficiente para hacer preguntas y participar en el debate. En el caso actual, la oposición GSD, mediante comunicados de prensa, debe dar continuidad y difundir lo que ha conseguido en el Parlamento así como la información que ha obtenido en él. No lo hace.

    El GSD debería promover su propia agenda mediante comunicados de prensa y artículos de opinión en el Chronicle. Los comunicados de prensa conducen invariablemente a entrevistas en las noticias de la GBC, en las que la oposición GSD podría impulsar y luchar por su agenda.

    El GSD debería responder a los artículos de prensa que favorecen al Gobierno, emitiendo sus propios comunicados de prensa, aclarando las cosas y argumentando su propio punto de vista.

    El GSD debería tener y hacer circular un periódico. ¿Recuerdan «El Demócrata», dónde ha desaparecido? Si no puede costear un periódico impreso, seguramente puede costear uno en línea. No lo hace.

    Seguramente seis diputados a sueldo pueden escribir, cada uno, una o dos historias por quincena para su publicación. Este bloguero se las arregla para escribir dos o tres a la semana sin ninguna ayuda.

    EL GSD CARECE DE COMPROMISO





    Todo esto y más indica una total falta de compromiso con la política y con el papel que el GSD debe y debería desempeñar para la supervivencia y el éxito de la democracia.

    Muchos se preguntan qué es lo que financia el erario público al pagar los sueldos de los diputados que se sientan en los bancos de la oposición en el Parlamento. Esto que digo no es un argumento para abolir la oposición, pero sí para hacerla responsable. Dar al pueblo aquello para lo que se les paga.

    NO BASTA CON ASISTIR A LAS REUNIONES DEL PARLAMENTO

    Los sueldos de los diputados que se sientan en los bancos de la oposición en el Parlamento no se pagan sólo para que asistan a las escasas reuniones del Parlamento y luego se olviden de sus obligaciones públicas, volviendo a sus puestos profesionales o a sus trabajos bien remunerados. Esos sueldos son para pagar una prestación integral de servicios y capacidades para el bien público y para defender la democracia.

    La defensa de la democracia incluye la exigencia permanente de responsabilidades a un gobierno en ejercicio y la promoción activa de las políticas de la oposición, tal y como se recoge en el programa electoral que entregaron a los votantes en las últimas elecciones, las de 2019. ¿Dónde se hace eso? ¿Sólo en reuniones ocasionales del Parlamento?

    LOS VOTANTES MERECEN MÁS

    ¡Vamos! den a sus votantes lo que se merecen. Den a los ciudadanos algo más a cambio de sus sueldos.

    La injusticia no se debe sólo al sistema, se debe también a la falta de compromiso y dedicación. Un compromiso y una dedicación que debería, al menos, ser proporcional al salario que se recibe, pero que debería incluir la vocación y la devoción por el público que supone estar en política.

    MARCHENSE SI NO QUIEREN CUMPLIR

    Si en el GSD no estáis dispuestos a dar lo que debéis a los ciudadanos, salid. Dejar paso a otros que estén dispuestos a dar algo.

    Si no se presentan otros, se pondrán de relieve los fallos de nuestros sistemas electoral y parlamentario. Se acelerarán y promoverán las reformas que tanto se necesitan.

    Hagamos una revolución pacífica y consigamos una democracia real.

    EL LÍDER DEL GSD NO ESTÁ LIDERANDO

    Keith Azopardi es el actual líder del GSD. Eso le convierte en líder de la oposición con un sueldo más alto que el de otros diputados de la oposición. Pero, ¿es él realmente quien debe dirigir un partido político como el GSD?

    Los fracasos mencionados anteriormente, y muchos más, son su responsabilidad. Sin embargo, la jerarquía del GSD le aguanta.

    Es vox populi que no es querido por el electorado. La jerarquía del GSD también lo sabe. Sin embargo, le aguanta.

    Muchos en la jerarquía del GSD saben que elegirlo como líder fue un error. Sin embargo, le aguantan.

    ¿Por qué? ¿No es hora de hacer el cambio obvio y fomentar un nuevo liderazgo y una nueva afiliación para mejorar las posibilidades en las próximas elecciones? Después de todo sólo faltan dos años, no es mucho tiempo para planificar el cambio.

    Vamos GSD, ¡espabila y ofrece un servicio adecuado a Gibraltar! Nuestra democracia lo necesita. Cada uno de ustedes le debe a nuestra democracia mucho más de lo que cada uno está haciendo.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas