Domingo, 4 de Diciembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Picardo humilla a los votantes del Reino Unido

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Picardo, en el Parlamento de Gibraltar, en una imagen de archivo
    Foro
    *El comentario de «frívolo» menosprecia al Reino Unido

    *El resultado del referéndum de 1967 no es lo mismo

    *Picardo insiste en que los GSLP-Liberales son jueces de los intereses de Gibraltar

    *El Sr. Picardo deja el referéndum en el aire

    *La posición de Picardo sobre la participación del Parlamento de Gibraltar es confusa

    *La ratificación parlamentaria es muy diferente al referéndum o al debate parlamentario anterior

    *En cualquier debate de ratificación en el Parlamento influirán factores generales y específicos

    *Los GSLP-Liberales deben asumir su responsabilidad y aceptar un tratado «seguro»

     

    «FRÍVOLO»

    Fabián Picardo, el Ministro Principal, menospreció el jueves al Reino Unido en el Parlamento de Gibraltar calificando el someter la cuestión del Brexit a referéndum como un «uso frívolo de los referendos». En resumen, eso describe a los votantes del Reino Unido como «poco serios sobre un tema serio, en un intento de ser gracioso o de parecer inteligente» (Diccionario de Cambridge). Es una postura que no contribuye a generar el apoyo del Reino Unido al «British we are, British we stay».

    Es de esperar que los gobiernos y los ciudadanos del Reino Unido no describan de la misma manera nuestro voto a favor de seguir siendo británicos en el referéndum de 1967. Si empiezan a pensar así, nos espera un momento interesante frente al resultado de las negociaciones del Gibexit que lleva el gobierno del Reino Unido para conseguir un tratado sobre la relación de Gibraltar con la UE.

    ¿LOS GSLP-LIBERALES DE PICARDO SON EL MEJOR JUEZ?

    El Sr. Picardo, en respuesta a una pregunta de Keith Azopardi, Líder de la Oposición GSD, sobre someter el tratado del Gibexit a un referéndum en Gibraltar, sugiere que la decisión de su Gobierno es la más adecuada para decidir lo que es mejor para los intereses de Gibraltar.

    Dijo: «... me he esforzado en decir que debemos tener en cuenta los intereses de Gibraltar en el contexto de la convocatoria de un referéndum con respecto a ese tratado, y el momento de un posible referéndum que se convoque con respecto a ese tratado».

    Su referencia a «nosotros» sólo puede interpretarse en el sentido de que se refiere a su Gobierno GSLP-Liberal, o más bien a él y a su Viceministro Principal, Joseph García, que son los únicos políticos que participan en la negociación del Gibexit.

    PICARDO DEJA EL REFERÉNDUM EN EL AIRE

    El Sr. Azopardi tiene razón al subrayar que el Sr. Picardo no ha respondido categóricamente a su pregunta. La insistencia del Sr. Picardo en la posición de que no «rehuiría» una votación pública «en el momento oportuno» deja sin respuesta la cuestión de un referéndum.





    Una «votación pública» no se refiere necesariamente a un referéndum sobre el tema específico de los términos de un tratado del Gibexit. Dicha votación podría tener lugar en el marco de unas elecciones generales que abarcarían cuestiones mucho más amplias y se limitarían a la posición adoptada específicamente por todos los partidos que se presenten a dichas elecciones.

    No es improbable que todos tomen la difícil decisión de que el tratado del Gibexit es el único camino abierto para que Gibraltar siga adelante. Si ese fuera el caso, no se votará la cuestión de un tratado del Gibexit.

    LA PARTICIPACIÓN DEL PARLAMENTO

    Es una realidad reforzada por la posición del Sr. Picardo sobre la pregunta adicional formulada por el Sr. Azopardi acerca de si se buscaría la aprobación del tratado del Gibexit por parte del Parlamento de Gibraltar. El Sr. Picardo tampoco se comprometió a ello. Dijo que habría un debate en el Parlamento de Gibraltar antes de que se ratificara un tratado del Gibexit.

    La ratificación de un tratado se produce después de su firma.

    Según el Sr. Picardo, debería ser una condición del tratado que no entrara en vigor hasta que fuera ratificado, en este caso por el Parlamento de Gibraltar. Sería una condición extraña incluir eso en un tratado firmado por el Reino Unido en ejercicio de sus poderes constitucionales sobre los asuntos exteriores de Gibraltar.

    Parece muy poco probable que el Reino Unido someta su soberanía ejecutiva y parlamentaria general al Parlamento de Gibraltar. Constitucionalmente eso sería socavar la soberanía inviolable del Reino Unido, algo que siempre ha salvaguardado y defendido con firmeza.

    DEBATE ANTES DE LA RATIFICACIÓN

    En el improbable caso de que el Reino Unido sometiera el tratado del Gibexit entre la UE y él a la ratificación del Parlamento de Gibraltar, cualquier debate posterior sería muy diferente a cualquier campaña en un referéndum o a la aprobación por parte del Parlamento de Gibraltar antes de que el tratado del Gibexit sea firmado por el Reino Unido.

    El Sr. Picardo ha dicho que el compromiso de su Gobierno es que, antes de que el tratado del Gibexit sea efectivo, será necesaria la ratificación del Parlamento de Gibraltar. Habrá que esperar a ver qué nos depara la realidad.

    FACTORES QUE INFLUYEN EN EL DEBATE DE RATIFICACIÓN EN EL PARLAMENTO

    Son muchos los factores que influirán en un debate de ratificación en el Parlamento de Gibraltar, sobre todo la reacción de la opinión pública ante el acuerdo del Gibexit que se anuncie. Sin embargo, hay dos aspectos específicos que son primordiales.

    En primer lugar, que el Sr. Azopardi haya sido informado en todo momento del progreso de las conversaciones sobre el Gibexit, con el compromiso por su parte de mantener esas reuniones informativas en secreto. Se trata de una condición que seguramente hará que el Sr. Azopardi, y por extensión el GSD, no puedan criticar ningún tratado final del Gibexit. También plantea dudas sobre la sinceridad política de la posición adoptada por el Sr. Azopardi con sus preguntas sobre la cuestión de la aprobación o ratificación por el Parlamento de Gibraltar.

    En segundo lugar, la dura realidad de que cualquier rechazo por parte del Parlamento de Gibraltar de un tratado del Gibexit probablemente traería sobre Gibraltar enormes repercusiones tanto por parte del Reino Unido como de la UE. Habría que reconocer que la relación del Reino Unido con la UE se vería afectada negativamente, con el consiguiente efecto que tendría en las propias relaciones de Gibraltar con el Reino Unido, y las repercusiones en nuestra frontera con la UE/España. ¿Realmente querrían eso los votantes?

    La presión en una votación de ratificación estaría claramente a favor de que el tratado fuera ratificado y no rechazado. Es una presión diferente a la que existiría antes de la firma de un tratado del Gibexit. La elección de los votantes estaría claramente limitada por la posible reacción perjudicial a una no ratificación, como probablemente argumentarían el Sr. Picardo, el Sr. García y sus colegas ministros.

    TRATADO «SEGURO» PARA GIBRALTAR

    El Sr. Picardo insiste en que negociará un tratado «seguro» para Gibraltar, que sólo se aceptaría tras la ratificación. Su posición es clara, pero no considera las realidades sobre la ratificación explicadas anteriormente. Además, su respuesta de que «la firma es la ratificación» no es una interpretación correcta del derecho internacional.

    La posición del Sr. Picardo debería ser que su Gobierno GSLP-Liberal es elegido y gobernará para cumplir y participar incondicionalmente en ese tratado «seguro» del Gibexit. «Seguro» debe interpretarse en el contexto de sus compromisos en relación con la «soberanía, jurisdicción y control».

    Cualquier otra posición explicada por el Sr. Picardo es simplemente una forma de escurrirse, políticamente hablando, basada en el miedo a la reacción pública frente a lo que se necesita. Es una posición reconocida por la propia participación de los GSLP-Liberales en las conversaciones sobre el Gibexit con la presencia allí del Sr. Picardo y el Sr. García.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas