Martes, 26 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Lo que nos quita la pandemia

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Foro
    La pandemia nos está dejando miles de muertos (casi 50.000 por ahora), enfermedades crónicas, secuelas de todas clases y una ruina económica que todavía no ha llegado a su pico ni mucho menos y que lo podremos ver este invierno que se acerca. También la pandemia ha dejado tocada la credibilidad de los políticos y las carencias tremendas de un sistema sanitario que creíamos que era el mejor del mundo y no lo era (otra cosa es que nuestros sanitarios sean excelentes y se estén dejando la piel en su trabajo que roza la heroicidad a pesar de la falta de medios y de la precariedad en sus puestos).

    Esta pandemia, además, ha generado una gran tristeza en los ciudadanos. Depresiones, falta de concentración y miedo a un futuro totalmente incierto. El coronavirus nos ha dejado, literalmente, en tierra de nadie, solos y desamparados.

    Y lo peor es que nos deja sin saber qué somos, quienes somos, hacia dónde vamos, y cómo vamos a hacer las cosas en el futuro. Lo peor de esta pandemia es que ya las caretas se han caído y nos dejan ver la verdad que es el desconocimiento. Estamos perdidos, no tenemos donde agarrarnos.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS II- ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS II- ARCGISA


    Creo que ha llegado el momento de sacar buenas soluciones de esta tragedia, de este mal sueño. Y si no lo hacemos podemos caer en la trampa de no poder despertar nunca del mal sueño. Es el momento de perder el temor, de enfrentarnos a la realidad y de arrimar el hombro (no como están haciendo los políticos) sino con voluntad de salir adelante, de cuidarnos entre nosotros. Es el momento de demostrar que somos dignos padres, hijos y nietos. Ha llegado el momento de dejar las excusas y dar la cara.

    No nos queda otra, porque los políticos no nos van a sacar de esta como nos gustaría.

    Nosotros somos esa mano grande, esa cabeza que todos creemos que nos falta.




  • Prolibertas
    Prolibertas