Martes, 26 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

¿Queda suficiente dinero en las arcas públicas?

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    Cada vez se habla con más frecuencia de que el Gobierno GSLP / Liberal, liderado por el Ministro Principal Fabián Picardo, está a punto de quedarse sin dinero. Si son verdad o no estos murmullos se verá con el tiempo. Ciertamente, Sir Joe Bossano dijo, no hace mucho tiempo, que el gasto actual del Gobierno es insostenible. Esta declaración apoya esta cháchara pública.

    Además, la pandemia del Covid-19 ha provocado un mayor gasto público y una caída de los ingresos públicos del gobierno. Estas consecuencias oscurecen el horizonte y no pintan un cuadro color de rosa.

    Es ampliamente sabido que los préstamos públicos son más altos que nunca. Por si esto fuese poco, hay empresas, en última instancia propiedad del gobierno, que han pedido prestadas grandes sumas de dinero. Uno de esos préstamos está respaldado por una amplia garantía concedida al prestamista, basada enviviendas públicas del gobierno.

    En total, el pagador final es el erario público de Gibraltar. Hay indicios de que las cantidades pendientes de pago son del orden de 1.200 millones de libras esterlinas, pero incluso esta cifra es una estimación, ya que estas estadísticas están envueltas en el secreto.

    Se habla cada vez más de que el Gobierno está negociando un préstamo de £500 millones de libras que sería garantizado por el Gobierno del Reino Unido. Si es así, el tiempo de reembolso será mayor y los pagos de intereses serán menores, ya que dicho préstamo tendrá el estatus de deuda soberana.

    Si este préstamo se produce, el Gobierno utilizará la pandemia como excusa para justificar el aumento de las peticiones de préstamos, lo que le obligó a buscar una garantía del Reino Unido. Hay muchos que piensan que la negociación de esta garantía es anterior a la pandemia, y que era una necesidad debida al arriesgado estado de las finanzas públicas de Gibraltar, por lo que culpar a la pandemia es sólo una excusa oportuna.

    Sin embargo, el precio de una garantía del Reino Unido será grande. El Reino Unido querrá protegerse contra cualquier demanda por su garantía. Es probable que lo haga buscando elementos de control y obligaciones contractuales directas, que tendrán por objeto reducir al mínimo las posibilidades de que el Reino Unido tenga que pagar. Dicho sin rodeos, tendremos elementos de control directo por la puerta trasera.

    Simultáneamente, escuchamos a Picardo hablar de las negociaciones en curso con España dirigidas a alcanzar un acuerdo que asegure una frontera fluida entre Gibraltar y España. Sin duda una necesidad esencial para ayudar a la supervivencia económica y financiera de Gibraltar.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    Como el propio Picardo dijo al Daily Express, sin una frontera fluida, Gibraltar se enfrenta «... a un colapso económico casi inevitable...». Así que, ¿estaría el Reino Unido presionando para asegurar la capacidad de Gibraltar para pagar lo que le corresponda y salvaguardar la garantía del Reino Unido?

    Todo lo anterior se debe a que, durante décadas, se ha hecho caso omiso de los principios básicos que guiaron la primera administración del GSLP entre los años 1988 y 1996. Estos fueron tres, si uno recuerda bien, enumerados sin ningún orden en particular.

    Primero, ninguna concesión a España, segundo, ninguna dependencia financiera del Reino Unido y tercero, y para asegurar los dos primeros, un fondo bien protegido en nuestras finanzas públicas para sostener nuestra economía y finanzas cuando lleguen las vacas flacas. Tres principios sólidos, independientemente del apoyo o la oposición al GSLP.

    Gibraltar, después de fallar en el mantenimiento de estos principios, ahora espera que la Alianza GSLP/ Liberal de Picardo nos saque del callejón sin salida al que nos ha llevado, sin ninguna concesión apreciable sobre la soberanía.

    Actualmente, las perspectivas no parecen brillantes pero no caigan en la trampa del próximo argumento retorcido con el que nos distraerán, a saber, que pediremos prestado por un período más largo de tiempo y con menos intereses; eso puede ser cierto, pero pregúntense cuál puede ser el precio en términos políticos y de soberanía de esos beneficios recibidos.

    Es de esperar que la oposición del GSD se espabile y haga algunas preguntas pertinentes. También puede empezar a ejercer el liderazgo adoptando un punto de vista realista sobre estas cuestiones, pronunciándose de alguna forma y no sólo quedándose a esperar a que llegue la avalancha.

    No es bueno que el GSD camine de la mano del Gobierno, independientemente de la pandemia, y sea informado por el Gobierno de asuntos importantes en secreto con el compromiso de no hacerlos públicos: ese no es el papel de una Oposición.

    Uno de los temores es que estamos demasiado dentro en el callejón sin salida, y es poco lo que se puede hacer sin afectar directamente los bolsillos de cada uno de nosotros. La única opción que queda es la que defiende la Alianza GSLP / Liberal: hacer acuerdos con España y venderlos sobre la base de que no nos perjudican seguir siendo «británicos» ni a nuestro «carácter británico». Pero, ¿qué hay de los avances que pueden hacerse en nuestra soberanía mediante tales acuerdos?




  • Prolibertas
    Prolibertas