Domingo, 4 de Diciembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Regreso con España a la UE

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Philip Barton en el Día de Gibraltar en Londres. Foto InfoGibraltar
    Foro
    *«Acuerdo» con la UE y España para asegurar «la estabilidad, la eficiencia y unas relaciones internacionales sólidas»

    *Indicaciones de que el «acuerdo» de Gibexit está cerca, pero el Ministerio de Defensa (MOD) es un indicador de las dificultades

    *No hay reacción pública «anti» un «acuerdo» que implique a España

    *Todas las partes hablan de posiciones de «soberanía» inalteradas

    *No hay referencia a la «jurisdicción» o al «control» por parte de nadie

    *El secreto es un fracaso de la democracia, ya que no hay capacidad de evaluación o debate público

    *El histórico «acuerdo» está al alcance de la mano y cambia la relación de Gibraltar con España y la UE

    *Los asuntos de defensa mencionados por el Secretario de Estado pueden ser un obstáculo

    *Picardo destaca los objetivos de un «acuerdo» sin detalles pero con la promesa de una «mina de oro»

    *España espera «dejar atrás los espectros del pasado»

    *El Reino Unido espera que el «acuerdo» «mejore la seguridad, fomente el comercio y ofrezca prosperidad»

    *El FCDO destaca la actitud positiva a pesar de los retrasos

    *El cambio llegará haya o no haya «acuerdo»

     

    RELACIÓN CON LA UE Y ESPAÑA

    El Ministro Principal del Gobierno GSLP-Liberal, Fabián Picardo, ha afirmado que «esperamos posicionar nuestra futura relación con la UE y con nuestra vecina España» en un lugar donde «uno de los territorios europeos más pequeños» tenga «estabilidad, eficiencia y fuertes relaciones internacionales». Hablaba en un almuerzo del Día de Gibraltar en Londres.

    Es una esperanza que nos dice un poco pero no mucho más sobre la dirección que se está tomando en las negociaciones del Gibexit entre el Reino Unido y la UE sobre Gibraltar.

    No dice que un «acuerdo» esté hecho, pero la fuerza de esa declaración indica que está cerca un «acuerdo». Nos dará una relación internacional estable, eficiente y fuerte, no sólo con la UE sino también con España.

    En el pasado, la mera idea de una relación con España habría sido suficiente para estimular enormes emociones y reacciones contra el «acuerdo» en Gibraltar. En el mundo actual, la mención de una relación con España no provoca ninguna reacción en Gibraltar. Parece que ahora es un objetivo aceptado.

    SOBERANÍA

    Al almuerzo asistió también Sir Philip Barton, subsecretario permanente del Ministerio de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo del Reino Unido [FCDO] y anterior vicegobernador de Gibraltar. Es el funcionario de mayor rango en el FCDO.

    Ambos hablaron de que las posiciones de «soberanía» no cambiarán. El Sr. Picardo dijo: «Siempre respetando y no cruzando las importantes preocupaciones de cada parte sobre la soberanía».

    Más tarde, ese mismo día, en la recepción del Shard ofrecida por el Gobierno de Gibraltar, James Heappey, Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas del Reino Unido, hizo hincapié en la enorme importancia de la base militar de Gibraltar, especialmente debido a las acciones de los submarinos rusos. Curiosamente, también subrayó que el Ministerio de Defensa no toleraría que se comprometiera la «soberanía». Sin embargo, sus palabras son indicativas de un área en la que pueden radicar las diferencias que socavan un «acuerdo».

    Se desconoce si el hecho de que todos ellos dejen de lado las palabras «jurisdicción y «control» es significativo. El Sr. Picardo siempre ha prometido no hacer concesiones en cuanto a «soberanía, jurisdicción y control».





    Ahora sólo se menciona «soberanía» por parte de todos. Además, la palabra se utiliza sin una definición expresa de cómo entiende cada parte lo que implica la «soberanía».

    NO MÁS PALABRAS HOSTILES

    El Sr. Picardo continuó diciendo que Gibraltar se está posicionando «lejos de los fáciles eslóganes peyorativos del pasado». No define cuáles son, pero todos debemos esperar a ver qué quiere decir cuando se anuncie cualquier «acuerdo».

    Los simples votantes están excluidos de saber nada de un «acuerdo» a pesar de que las conversaciones han estado en marcha durante años. Parece que hay un fallo en la democracia, especialmente si lo que se anuncia es un «acuerdo» ya hecho.

    Puede que un referéndum no sea el camino a seguir, pero la oportunidad de un debate público y una reacción política es un requisito previo si la verdadera democracia prevalece en Gibraltar. Hasta ahora no ha habido posibilidad de debatir nada de forma abierta y transparente, ni siquiera por parte de aquellos que en principio están conformes con un «acuerdo» a condición de conocer y aceptar los detalles.

    CAMBIARÁN MÁS DE 300 AÑOS DE HISTORIA

    El Sr. Picardo se limita a decir: «Puede que estemos en la cúspide de un acuerdo histórico que espero que reformule nuestra relación tanto con Europa como con la España moderna». Otra clara indicación de que está a punto de llegar a un «acuerdo», que hará nada menos que «refundir» la relación de Gibraltar con España y la UE. Son palabras de enorme contenido.

    El «acuerdo» incluirá aparentemente aspectos fundamentales que cambian («refunden») nuestra relación con la «España moderna» y con Europa. Sin embargo, no revela ningún detalle a los que se verán afectados, es decir, a todos nosotros. Sin duda, ya es hora de que en democracia se hagan públicos más detalles.

    OBJETIVOS

    El Sr. Picardo asesora sobre los objetivos de un «acuerdo».

    Como se ha destacado anteriormente, dice que uno de ellos es «la estabilidad, la eficiencia y unas relaciones internacionales sólidas» para Gibraltar. Luego, «una relación madura y bien pensada que asegure la circulación fluida de personas a través de nuestra frontera. Creando... una prosperidad aún más compartida...». No se mencionan las mercancías, a pesar de que el Acuerdo Marco de Año Nuevo sí se ocupa de ese tema.

    Dice que «vemos un Tratado con la UE como un pararrayos para la inversión en Gibraltar y la región. De modo que, finalmente, el arco iris de oportunidades que hemos visto durante mucho tiempo en la distancia entregará su esquiva mina de oro a todos en nuestro Peñón y en nuestra región. Un tratado seguro entre el Reino Unido y la UE puede convertir a Gibraltar y a la región que nos rodea en un pivote geopolítico para África, Europa, el Mediterráneo y el Atlántico medio».

    Grandes palabras del Sr. Picardo con poca o ninguna sustancia, salvo la importante promesa de que nos proporcionará nada menos que una «mina de oro», no sólo a Gibraltar sino también al entorno inmediato de España.

    LAS POSICIONES DE ESPAÑA Y DEL REINO UNIDO

    A continuación, el Sr. Picardo cita la esperanza del Ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, de que «todos estamos comprometidos a conseguir un nuevo Tratado que pueda dejar atrás los espectros del pasado». Cómo es posible que esto se consiga mientras ambas partes se reservan su posición sobre la «soberanía» es difícil de ver desde fuera, pero es una promesa hecha por todos.

    A continuación, señala que el Ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, James Cleverly, dijo que Gibraltar «desempeñará su papel para garantizar que cualquier acuerdo mejore la seguridad, fomente el comercio y genere prosperidad». Una vez más, es difícil ver desde fuera cómo se puede lograr eso sin incurrir en la «jurisdicción» y el «control».

    Tal vez por eso han desaparecido esas palabras y ahora sólo se habla de «soberanía».

    NADA MÁS QUE ACTITUD POSITIVA POR PARTE DEL FCDO

    Sir Philip Barton no disminuyó los obstáculos que conlleva la negociación del Gibexit, pero transmitió un mensaje muy positivo al tiempo que destacaba la complejidad y las dificultades que entraña. El mensaje llegó a pesar de los retrasos en el calendario original para alcanzar un «acuerdo».

    Subrayó que «seguimos trabajando duro, confío en que podamos resolver [las cuestiones complejas y difíciles]. Estoy seguro de que podemos hacerlo, pero es complicado y es político, tanto en Gibraltar como en España, pero también en el Reino Unido».

    La política en Gibraltar y España es conocida y se refiere a la soberanía. Las del Reino Unido siguen siendo veladas, pero por ahora sólo se rumorean asuntos militares, ya que se ha negado cualquier conexión con Irlanda del Norte. Las palabras del Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas del Reino Unido a las que nos referimos anteriormente son un fuerte indicador de que puede haber un problema en ese sentido.

    EL CAMBIO SE ACERCA

    Las posibilidades de que se produzca un «acuerdo» del Gibexit parecen más probables que un «no acuerdo», según las palabras pronunciadas en Londres. Sin embargo, el Sr. Picardo se refirió a la posibilidad de un «no acuerdo» y a los preparativos que está realizando el Viceministro Principal, Joseph García. Son preparativos que hasta la fecha no superan las dificultades económicas a las que se enfrentará Gibraltar.

    Independientemente de los resultados de las conversaciones sobre el Gibexit, lo cierto es que Gibraltar se enfrenta a un cambio. Un cambio que llega en un momento en el que los ingresos públicos son deficitarios y el endeudamiento público es mayor (y más inasumible que nunca).

    Si no hay «acuerdo», las dificultades serán mucho peores que si el resultado es un «acuerdo» del Gibexit. Las consecuencias se producirán a ambos lados de la frontera. Gibraltar es resistente y más capaz de adaptarse y buscar nuevas fuentes de ingresos, La Línea y el Campo de Gibraltar tienen muchas menos opciones.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas