Domingo, 4 de Diciembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

A Salman Rushdie

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Salman Rushdie. Foto: NG
    Foro
    Soy católico e intento ejercer como tal, pero creo que la palabra y/o el mundo del pensamiento debe ser laico, no debe estar contaminado por la fe.

    La religión debe ser una cuestión personal e intransferible, cuya soberanía debe estar limitada a la casa de cada cual. Cuando abrimos un debate público sobre la religión a nivel público levantamos pasiones como pasa con la política u otros temas. Abrir un debate es invitar a la reflexión, acto valiente y valeroso donde los haya.

    Salman Rushdie es un valiente, fue y es un hombre libre que con sus Versos Satánicos abrió muchas puertas: a musulmanes y no-musulmanes. Fue una revolución.

    Yo le doy las gracias, por hacer reflexionar con su literatura y me avergüenzo contra el cretino, el loco, el estúpido, el caníbal, el cuervo, el individuo que se subió al escenario y apuñaló una veintena de veces al escritor. ¡Qué vergüenza! Lo siento.

    ¿Hasta cuándo vamos a seguir con este miedo? ¿No les ha sido suficiente con su autosecuestro durante nueve años, si no me falla la memoria? Basta de radicalismos, hay cambios en el mundo islámico; hay una generación que defiende un islam democrático.





    Vale, me dirán ustedes: ¿pero esta mierda que hizo este hombre qué es? Pues un acto terrorista: queda mucho trabajo contra los islamistas radicales, aunque lo cierto es que he dado por hecho que este ataque es obra de un musulmán.

    Para no faltar a la verdad debo decir que todavía no tenemos información de la identidad / religión del tipejo, aunque todo parece indicar lo que todos intuimos.

    Lo único que quiero mandar es un abrazo apretado a Salman Rushdie, mis rezos católicos serán para él. Saldrá de esta, inshallah. Este es el precio a pagar que tienen los intelectuales por ser libres y defender la igualdad del otro.

    El autor de » Los versos satánicos» o «Hijos de la media noche» no le tuvo miedo a Jomeini. Dios es Allah; Dios es Jesús; Dios y fe, la buena fe de cada cual; Dios es tolerancia; Dios es tener conciencia-como escribió Nawal Saadawi- y Dios siempre debió ser progreso. Dios es pensar en el prójimo; Dios es vivir y dejar vivir.

    Silencio. Acabo de cerrar los ojos: he visto el abrazo a cinco de Jesús, Moisés, Mahoma, Bertrand Russell y Buda. Dios es amor y el amor es energía.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas