Sábado, 4 de Febrero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

Se necesita más democracia

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    Está en juego una ampliación del Parlamento de Gibraltar tras la reciente reunión de la Comisión Especial sobre la Reforma Parlamentaria. Elegiremos 25 diputados en lugar de 17, con normas que limitarán el número de ministros a un máximo de 10. Esta reforma todavía no va lo suficientemente lejos como para corregir plenamente el déficit democrático existente.

    La reforma asegurará, sin embargo, que habrá 15 diputados sin cartera, incluidos los miembros de la oposición. De esta manera se hace realidad la posibilidad de que un gobierno sea derrotado.

    Anteriormente, una derrota de este tipo era prácticamente imposible, ya que todos los diputados que ocupan los escaños del Gobierno son también ministros. En consecuencia, forman el ejecutivo en su totalidad; sin este cambio no habrá separación de poderes entre el ejecutivo y el legislativo.

    Es un avance positivo en el camino de la reforma parlamentaria y electoral que se necesita para mejorar la democracia y la rendición de cuentas. También es el paso más difícil, aunque no es suficiente. Necesita un voto favorable de dos tercios del Parlamento, que ahora está asegurado, considerando tanto el apoyo del GSLP como del GSD. Los avances adicionales necesarios pueden hacerse por mayoría simple.

    Esta reforma no es el final del camino. Es un primer paso en un camino más largo hacia la mejora de la gobernanza. Esta realidad ha sido reconocida por el GSD en el pasado y manifestada públicamente por Keith Azopardi en una entrevista reciente en la GBC.

    A primera vista, esta ampliación puede parecer innecesaria para la pequeña población que somos y ser un gasto en salarios que es mejor evitar. En cuanto a la primera crítica, por pequeña que sea, debemos reconocer y comprender que, independientemente de nuestro tamaño, tenemos las mismas obligaciones legislativas que un país grande. En cuanto a la segunda, hay algo de razón en el argumento, pero sólo si no hay reformas adicionales.



    Iti Cádiz
    Iti Cádiz


    Sin embargo, no debemos perder de vista que la introducción de los diputados sin cartera por sí sola contribuirá en cierto modo a mejorar la democracia. Pero otro paso que debe considerarse seriamente es la introducción de un sistema electoral basado en la Representación Proporcional, en el que también se está considerando la elección de los representantes de barrio.

    También hay quienes sostienen que la ampliación del Parlamento, sin ningún otro paso, dificulta las reformas adicionales, porque la ampliación otorga más poder al ministro principal. Le da, sin duda, el poder de nombrar a un diputado como ministro o de despedirlo y dejarlo como diputado sin cartera ganando mucho menos.

    También debe considerarse la otra cara de esta moneda. Un ministro que es despedido o un miembro del parlamento que no es nombrado ministro puede tener asuntos sin resolver con el ministro principal que toma esa decisión. Ese desafecto, sumado al mayor número de voces que existirán, probablemente se reflejará en la expresión de opiniones disidentes que influirán en las políticas de un partido de una manera más democrática.

    Además, no hay que dar por hecho que como los votantes obtendrán 15 votos, todos esos votos irán a un partido, por lo que el Gobierno siempre estará formado por 15 diputados y la Oposición por 10 diputados. La ampliación de la candidatura y el aumento del número de votos milita a favor de que los votantes dividan su voto.

    Esto podría dar lugar a 14 ó 13 en los escaños del Gobierno, con 11 ó 12 en la oposición, lo que haría que la deserción de los escaños del Gobierno fuera un arma más poderosa contra el ministro principal.

    Admitiendo resultados como este, la probabilidad de una coalición aumenta con la introducción de la Representación Proporcional. En consecuencia, la lucha por la reforma electoral debe continuar, sobre todo tras la ampliación del Parlamento. El éxito en esta lucha mejorará la democracia y reducirá aún más el poder centralizado de un ministro principal.

    La ampliación es sólo el principio, debe considerarse no sólo un sistema de Representación Proporcional, sino también un sistema de representación de los barrios, como sugiero en mi Informe Minoritario al Informe de la Comisión de Reforma Democrática y Política de enero de 2013, así como otras sugerencias no aplicadas contenidas en ese mismo Informe.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas