Sábado, 4 de Febrero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

¡Sin acuerdo del Gibexit! ¿ahora qué?

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Verja de Gibraltar, señal de direccion España en una imagen de archivo
    Foro
    *Simulacro con ordenadores de las consecuencias del «no acuerdo» del Gibexit, pero sin asesoramiento a los ciudadanos ni a las empresas

    *La gravedad del resultado del «no acuerdo» se demostró con un ejercicio de simulación con ordenadores.

    *El objetivo era poner a prueba la planificación del gobierno

    *El optimismo reina entre todos por lo que el «no acuerdo» es una conclusión difícil

    *El Dr. Joseph García dice que el «no acuerdo» sigue siendo una posibilidad «muy real»

    *Algunas consecuencias del Gibexit, que no se han explicado, no pueden mitigarse

    *Ahora hay que evitar el pánico y no empeorar las cosas con el anuncio del «no acuerdo»

    *Se debe resumir el folleto del gobierno sobre el «no acuerdo» hasta una extensión asimilable

    *Sir Joseph Bossano predice que un «acuerdo» es a corto plazo durante cuatro años

    *La revisión de cuatro años es un error

     

     

    ¿SE ESPERAN EFECTOS GRAVES?

    Ni una palabra a los residentes de Gibraltar sobre las consecuencias o arreglos para un escenario de «no acuerdo» del Gibexit, como se discutió en un ejercicio de simulación con ordenadores realizado el 30 de noviembre de 2022. El ejercicio indica que las consecuencias previstas de un «no acuerdo» deben considerarse graves. Sin embargo, en esta oscuridad, todos nosotros debemos esperar a ver lo que ocurre, aunque somos cada uno de nosotros los que nos veremos afectados.

    La gravedad de este resultado queda demostrada por el hecho de que el ejercicio se haya realizado. Además, está el hecho de que en él hayan participado nada menos que 19 departamentos del gobierno de Gibraltar y personal del Ministerio de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo y del Ministerio de Defensa del Reino Unido.

    El objetivo del evento era poner a prueba la planificación del gobierno ante un resultado de «no acuerdo» en las negociaciones en curso del Gibexit entre el Reino Unido y la UE para llegar a un tratado que regule la salida de Gibraltar de la UE tras el Brexit.

    BUEN PROGRESO EN LA NEGOCIACIÓN DEL GIBEXIT

    Sin embargo, tanto las dos partes de las negociaciones del Gibexit como Gibraltar y España siguen expresando su optimismo de que se alcance un tratado del Gibexit. Todos siguen insistiendo en que simplemente no se quiere un «no acuerdo». Todas las declaraciones públicas recientes apuntan a que se llegará a un «acuerdo». Estos sentimientos son los que mejor se manifiestan en las partes británica y gibraltareña.



    Iti Cádiz
    Iti Cádiz


    La editora de noticias de Gibraltar Broadcasting Corporation [GBC], Christine Vásquez, escribe en el Gibraltar Chronicle que «un actor clave en las negociaciones, el embajador británico en Madrid, Hugh Elliot, ni siquiera contemplaba la posibilidad de un «no acuerdo», diciéndole el embajador que se estaba avanzando mucho y que todas las partes estaban muy comprometidas con que funcionara». Su comentario se produjo tras haberse entrevistado con él en Madrid la semana pasada.

    El ministro principal también ha hablado con mucho optimismo tras la última ronda de conversaciones que concluyó el martes. Dijo en la GBC que «todo el mundo está tratando de asegurar que lleguemos a ese punto... Todo el mundo ha hecho lo posible para asegurar que nos acerquemos cada vez más...»

    Resulta difícil creer que esas palabras y sentimientos se pronuncien si el «acuerdo» no está a la vuelta de la esquina. Si no lo está, hablar en esos términos podría equivaler a una irresponsabilidad diplomática y política.

    El Reino Unido no es conocido por su irreflexión diplomática. Es conocido por su enorme astucia y criterio en materia diplomática y de asuntos exteriores. Está informado, hasta el punto de que su embajador se encuentra ahora en el Campo de Gibraltar reunido con todos los representantes de las zonas para evaluar sus sentimientos y su opinión sobre el impacto que tendría para ellos el «no acuerdo».

    EL «NO ACUERDO» PERMANECE MIENTRAS QUE NO HAYA UN TRATADO

    Sin embargo, el Dr. Joseph García, Viceministro Principal, quiso señalar que un resultado de «no acuerdo» era una posibilidad «muy real» hasta que se acuerde un tratado. Él es el encargado de planificar el resultado de un «no acuerdo». Parece que el Dr. García quiere poner los pies en el suelo, en contra de la corriente de opinión de los entendidos.

    El ejercicio de simulación duró seis horas. Modeló lo que sucedería en el primer día de un «no acuerdo». También predijo las consecuencias al trigésimo día y más allá. Nada se ha hecho público, por lo que nadie, aparte de los que participaron en el ejercicio, sabe qué efecto tendrá sobre cualquiera de nosotros.

    EL SECRETO SE IMPONE

    Se esperan consecuencias en los primeros días. Las víctimas somos cada uno de nosotros. Sin embargo, a las víctimas no se nos avisa en términos sencillos de esas consecuencias. ¿Por qué? ¿Superará el gobierno esas dificultades? A los 30 días se espera que los efectos continúen. ¿Ninguno de nosotros sabe cuáles serán? ¿Por qué?

    El Sr. García dice sin tapujos que las áreas cuyos efectos pueden mitigarse serán atendidas adecuadamente por el gobierno, pero que hay consecuencias que no pueden mitigarse. Entonces, ¿qué no se puede evitar?

    ¿PÁNICO?

    Lamentablemente, a los electores que se verán afectados no se nos explica de forma resumida el sufrimiento que nos acarreará a cada uno. Entre los que asistieron al simulacro se mantienen secretos los detalles, si es que incluso ellos asimilan el alcance total de los efectos.

    Uno entiende que hay que evitar el pánico, por lo que hay que tener cuidado, pero el pánico será peor si se produce el temido acontecimiento, y pocos saben cómo afrontar las cosas. Para ser justos, hay un folleto disponible que puede leerse aquí, pero es enormemente extenso y detallado. No es fácil de leer con todos los avisos técnicos adjuntos.

    Los funcionarios públicos encabezados por el Dr. García deberían publicar y distribuir un resumen con viñetas de los efectos y consecuencias y de las medidas de mitigación que cada uno de nosotros puede adoptar. No hay duda de que habrá desventajas en todos los niveles de nuestra sociedad, nuestro empleo, nuestro comercio, nuestra atención sanitaria, nuestro estilo de vida, nuestra economía, nuestras finanzas públicas y probablemente más.

    Incluso en el Reino Unido se han producido efectos adversos del Brexit, entre ellos la falta de personal en muchos ámbitos, incluidos los sectores de la restauración y el ocio. En Gibraltar, los retrasos en el cruce de la frontera repercutirán en nuestro comercio, no solo por la reducción de consumidores, sino también por las trabas que sentirán quienes entran a trabajar a diario.

    EL OPTIMISMO MANDA

    Lo que está claro es que el optimismo reinante sólo apunta a un resultado: habrá un «acuerdo» del Gibexit, ahora. Si esa es la certeza predominante, entonces no son urgentes las medidas necesarias para transformar nuestra capacidad de supervivencia.

    Queda una preocupación primordial. Se destacó en la reciente aparición de Sir Joe Bossano en el GBC Viewpoint. Lo que no ocurra ahora probablemente ocurrirá dentro de cuatro años. Sir Joe fue tajante al afirmar que cualquier tratado terminará al cabo de cuatro años. Sugiere que un nuevo modelo económico puede superar esa eventualidad. Muchos son escépticos al respecto.

    La opción de que Gibraltar o la UE pongan fin a cualquier tratado estará ahí en ese momento. Es un error. Una vez hecho, todos deberíamos esperar que nuestras vidas se ordenen por la certeza de lo acordado en un tratado, terminar con él revive todos los problemas para los que es difícil encontrar soluciones.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas