Domingo, 4 de Diciembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Sir Peter sobre el referéndum de soberanía del Gibexit

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Peter Caruana, en una entrevista durante la campaña por la permanencia en la UE 2. Foto NG
    Foro
    *Sin funcionarios españoles ejerciendo funciones en Gibraltar en nombre del Estado español

    *No hay referéndum si es así

    *Sir Peter define así «soberanía, jurisdicción y control»

    *Referéndum si funcionarios del Estado español ejercen funciones en Gibraltar en nombre de España

    *En nombre de España, ¿qué tal en nombre de la UE?

    *Los votantes tendrían que sopesar el «precio» frente al «premio»

    *En el escenario de Sir Peter, un referéndum sería la admisión de concesiones

    *En un referéndum de este tipo, las emociones suelen ganar a la racionalidad

    *Es improbable que la financiación del Reino Unido sea comparable a la de los años en que la verja estuvo cerrada

    *La única noticia es el optimismo; si eso sigue así, las conversaciones deberían terminar bien

     

    NO HAY FUNCIONES DEL ESTADO ESPAÑOL

    Si ningún funcionario español ejerce funciones en Gibraltar en nombre del Estado español, no se produce una cesión de soberanía, jurisdicción y control británicos. En ese escenario, no habría necesidad de celebrar un referéndum sobre el resultado de las negociaciones del Gibexit. Así lo dijo Sir Peter Caruana, el Ministro Principal de Gibraltar inmediatamente anterior, en una entrevista de GBC Viewpoint a finales de la semana pasada.

    Por fin hay alguien de la talla de Sir Peter que establece un límite claro sobre lo que implica la frase «soberanía, jurisdicción y control», y la necesidad de una votación popular en caso de que se transgreda el límite. Ese referéndum, según Sir Peter, permitirá a los votantes sopesar el «precio frente al premio».

    Las negociaciones del Gibexit implican discusiones entre el Reino Unido (con Gibraltar formando parte de esa delegación) y la UE sobre la futura relación de Gibraltar con la UE. La entrevista no explora ninguna cuestión que pueda surgir en las conversaciones bilaterales en curso entre el Reino Unido y España, ni se sabe si Gibraltar forma parte de la delegación del Reino Unido en dichas conversaciones.

    LA PRUEBA DEL REFERÉNDUM DE SIR PETER

    Es importante establecer exactamente lo que dijo Sir Peter: «Si hay algo en el acuerdo que esté otorgando a España soberanía, jurisdicción o control sobre Gibraltar o cualquier aspecto... cosas reales... cosas que afectan a la soberanía, jurisdicción o control reales...», entonces debería celebrarse un referéndum.

    A continuación, explicó lo que considera que es «realmente soberanía, jurisdicción o control», «si hay funcionarios del Estado español ejerciendo funciones en Gibraltar en nombre del Estado llamado España, eso es una cesión de soberanía, jurisdicción y control y eso debe ir a referéndum.»





    «La prueba no es si hay un español en Gibraltar... la prueba es si hay españoles en Gibraltar ejerciendo poderes de soberanía, jurisdicción o control en Gibraltar en nombre del Estado español».

    La realidad es que el debate sobre «soberanía, jurisdicción y control» es mucho más amplio y grande que eso. Todo el argumento del Brexit entra en juego, pero es probable que incluya cuestiones relacionadas con la UE y no con España y Gibraltar.

    ¿UN USO INTELIGENTE DE LAS PALABRAS?

    Llama la atención que Sir Peter haga hincapié en que la prueba son los funcionarios españoles que ejercen poderes en nombre de España. Dice que tener españoles en Gibraltar es aceptable, pero que la prueba es qué funciones ejercen esas personas.

    ¿Tomamos esa fina distinción para decir que está bien siempre que ese funcionario ejerza funciones de la UE, que estén acordadas en el tratado, que deben ser ejercidas en Gibraltar? Tomar las palabras de Sir Peter literalmente sugiere que si los poderes que se están ejerciendo lo hacen en nombre de la UE (y no de España) entonces, desde su punto de vista, no habría ninguna violación por parte de España de la soberanía, jurisdicción o control de Gibraltar.

    DEL «PRECIO» Y DEL «PREMIO»

    Aunque confía en que el resultado de las negociaciones del Gibexit no incluirá ninguna concesión «real» de soberanía, jurisdicción o control, la posición adoptada por Sir Peter es que, si el gobierno anuncia un referéndum, estará admitiendo que se han hecho tales concesiones en el tratado del Gibexit que se anuncie. Es empezar la consulta pública con el pie izquierdo.

    Sir Peter sugirió que en cualquier referéndum los votantes tendrán que sopesar el «precio contra el premio». Describió eso como «el dar y recibir, el precio es el dar, el premio es lo que ganamos».

    LA EMOCIÓN CONTRA LA RACIONALIDAD

    Su sugerencia tiene una enorme dificultad, que es el fervor emocional nacionalista que se apodera de Gibraltar en un referéndum sobre ese tema. Es eso lo que será difícil de traspasar con argumentos racionales relacionados con lo que diferentes agrupaciones podrían considerar y hacer campaña, para unos será el «precio», y para otros el «premio».

    Muchos están ya convencidos de que cualquier «precio» es asequible y más que asumible. La comparación se hace con los años en que la frontera estuvo cerrada. Lo que se recuerda es nuestra capacidad para sobrevivir e incluso prosperar. Fue en esos años cuando se ganó la paridad salarial con el Reino Unido.

    LA FINANCIACIÓN DEL REINO UNIDO ES POCO PROBABLE

    Lo que se olvida y de lo que no se habla es de que, en esos días, el 80% de nuestra economía era financiada por el Reino Unido, principalmente por el gasto en Defensa y Astilleros Navales y algo de Ayuda al Desarrollo. Por lo tanto, la paridad ayudaba enormemente y no dificultaba ni la economía ni los ingresos públicos.

    De cara al futuro, esa financiación británica ya no existe, y es poco probable que se produzca a los niveles que se necesitan actualmente. Para empeorar las cosas, nuestro endeudamiento público directo e indirecto y el gasto público se han disparado hasta niveles inasumibles. Es aún más improbable que el Reino Unido pueda mantener los niveles de ayuda que se exigirán, si es que mantiene alguno.

    SIN NOTICIAS

    Mientras tanto, Gibraltar vive sin noticias sobre el progreso de las conversaciones del Gibexit. Es una posición del Gobierno que Sir Peter defendió con firmeza en su entrevista con la GBC. Es difícil argumentar en contra de esa postura.

    Sin embargo, la otra cara de la moneda es muy dura. Las empresas deben operar, funcionar y planificar el futuro. La Federación de Pequeñas Empresas de Gibraltar ha señalado con razón que hacerlo es difícil con la incertidumbre que impera sobre el tratado del Gibexit debido a esa necesidad de secreto.

    A todos se les promete optimismo, así como rapidez y agilidad en las conversaciones en curso. Los implicados deben tratar de conservar los aspectos positivos de la cuestión y no tirarlo todo por la borda, pero lo que se necesita es que, si el optimismo empieza a decaer, se imponga la realidad, y la dirección y el liderazgo provengan de nuestro Ministro y Viceministro Principal.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas