Jueves, 14 de Noviembre de 2019
Twitter
Facebook
Youtube
Junta de Andalucía - Gusto del Sur

Tentaciones oportunistas

  • Imagen de Juan Antonio Palacios
    Por Juan Antonio Palacios
    Escritor, profesor y político. Ha sido alcalde de Algeciras y vicepresidente de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar.
    Foro
    En un sistema como el nuestro, basado en estimulaciones y oportunidades, hay tentaciones para cualquier personaje público que pueden saltar en el momento oportuno, pero ante eso, sean para cambiar o comprar sus posiciones, la mejor vacuna es ser leal a nuestra convicciones, aunque en demasiadas ocasiones pasemos a esa especie de los honrados reprobados, no nos debe importar, es mucho mejor eso que perder nuestra honestidad.

    Pero hay muchas más tentaciones con diferentes características para cualquier gestor en cualquier campo o actividad profesional. Por ello hemos de trabajar duro para lograr la mayor eficacia sin contaminarnos ni denigrar nuestra dignidad.

    No nos debemos ver nunca atrapados por razones que son intereses, cerrarnos a otros pensamientos y otros criterios, creernos los mejores y los que más sabemos de todo, por muy bien intencionados que parezcamos que seamos.

    Podemos sentir la tentación, ante las preguntas y los problemas, de minimizarlos o maximizarlos, de mirar para otro lado e ignorarlos o dejarnos invadir de la angustia y la ansiedad para que nos paralicen. Hemos de huir de la tentación de aquellos que tienen la solución mágica para todo en todo momento, no creedles, son unos estafadores.

    Abran los ojos y los oídos, ahora que estamos en una campaña electoral, escuchen con atención lo que todos nos dicen y prometen para nuestra Comarca, lo que han hecho en otras ocasiones y por supuesto el crédito que nos merecen sus promesas.

    Muchas historias vemos diariamente sobre adjudicaciones, dineros e instituciones que sin camino de solución, llevan a la corrupción, demasiada propaganda sobre lo que se promete que se va a hacer y jamás lo vemos realizado, mientras buenas prácticas de gobierno pasan lamentablemente sin pena ni gloria, mucho tiempo empleado en burocracia y poco en eficacia, y desgraciadamente poco control sobre lo que hacen nuestros representantes.



    Andalucía deja huella - REAE
    Andalucía deja huella - REAE


    Nos perdemos en discusiones inútiles en lugar de trabajar por soluciones útiles, en encontrar perfiles idóneos donde hay personas estupendas, en establecer nuestro criterio mediante la imposición en vez de fomentar la participación.

    Tampoco podemos estar buscando permanentemente que los deseos arbitrarios de una falsa mayoría se conviertan en ley al instante, premiar al ineficiente, derrochador e inútil por el mero hecho que lo consideramos de los nuestros.

    Deberíamos no desaprovechar la oportunidad de tener con nosotros a los mejores profesionales, con un comportamiento creativo e innovador  y un conocimiento profundo de la materia que abordemos, y saber distinguir cómo aprovechar las oportunidades que la vida nos brinda descubriendo tras un aparente fracaso, el mayor de los éxitos.

    El error  de muchas de nuestras actuaciones es querer aplicar las mismas formulas en todas las actuaciones. Por desgracia no existe la solución milagrosa para todos los problemas e incurrir en esa tentación nos lleva inevitablemente al patinazo.

    Buscamos con denuedo dónde están las claves que nos lleven a  tomar la decisión adecuada, sin correr riesgo alguno, sin disciplinarnos, y sin el absurdo que oímos constantemente y que tan de moda está de no politizarnos, cuando deberíamos exigir todo lo contrario.

    “Ser o no ser, esa es la cuestión” era la primera frase del monólogo de Hamlet de William Shakespeare. Las preguntas que nos hacemos entre la inquietud y la esperanza son ¿Habrá o no habrá Brexit?¿Será duro o blando? ¿De qué forma nos afectará? Estas y otras cuestiones deben ser resueltas.

    Entre el respeto, la confianza y la motivación, tal vez deberíamos haber comenzado este trabajo por este final en el que expresamos el deseo de que jamás sintamos la tentación de competir en una carrera sin sentido por ocultar las verdades, en lugar de afrontarlas frente al espejo.




  • Manos Unidas