Domingo, 4 de Diciembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

¿Tratado del Gibexit inminente?

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    El Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo, ante el Comité Descolonizador de la ONU. Foto InfoGibraltar
    Foro
    *Evitar la «discordia histórica» pero respetar la autodeterminación y la soberanía británica

    *El Ministro Principal Picardo lo dice en la ONU

    *El tratado del Gibexit está a la vuelta de la esquina, dice Picardo

    *Sin detalles aún públicos

    *Picardo califica de «estériles» las cuestiones de soberanía

    *Picardo subraya la necesidad de «armonía» sin concesiones en la autodeterminación ni en la soberanía

    *Picardo habla de la compatibilidad del tratado de la UE con la autodeterminación y la soberanía británica

    *Fluidez en la frontera para personas y mercancías

    *«Más riqueza, estabilidad y prosperidad» trabajando juntos

    *España está a favor de la prosperidad compartida, pero mantiene su reivindicación de soberanía

    *La soberanía, la jurisdicción y el control siguen sin ser definidos por todos, especialmente por Picardo

     

    REVELACIONES DE NUEVA YORK

    Fabian Picardo, el Ministro Principal, ha dejado claro que el esperado tratado del Gibexit se apartará de la «discordia histórica» respetando al mismo tiempo el derecho de Gibraltar a la autodeterminación y la soberanía británica. Es su inimitable estilo de filtrar retazos de información en foros alejados de nuestras costas y no en Gibraltar. Lo hace en Nueva York en su discurso ante la Cuarta Comisión de la ONU.

    Fue evidente su optimismo respecto a que se alcance un tratado del Gibexit sobre Gibraltar entre el Reino Unido y la UE para regular las futuras relaciones entre Gibraltar y la UE. Además, defendió que dicho tratado será el inicio de un nuevo periodo en el que las relaciones transfronterizas con España serán positivas.

    Las noticias que nos llegan son que un tratado del Gibexit está a la vuelta de la esquina. Ha dicho que «estamos avanzando mucho». Son declaraciones indicativas de que se ha llegado a un acuerdo. Si no es así, su optimismo es irresponsable.

    La realidad es que los votantes no saben qué puede contener ese tratado más allá de las palabras que el Sr. Picardo pronuncia de vez en cuando, pero ahora principalmente en la ONU. Los progresos realizados y los detalles de las conversaciones sobre el Gibexit siguen siendo secretos.

    ALEJAMIENTO DE LA SOBERANÍA

    El Sr. Picardo defiende en un momento la soberanía británica de Gibraltar y, en otro, habla de distanciar las antiguas diferencias sobre la soberanía con España. Las calificó de «estériles».

    ¿Cómo se puede calificar de «estéril» un deseo tan fundamental de Gibraltar parece singularmente contradictorio con su propia posición sobre la autodeterminación y un Gibraltar británico? Si quiere decir estéril para España, eso es sin duda un insulto.





    Habla de traer «armonía donde históricamente ha habido discordia». Sin embargo, tanto Gibraltar como España mantienen sus respectivas posiciones opuestas sobre la soberanía. Ahí no puede haber armonía.

    Es lo que históricamente y en el presente ha sido la base de la discordia. Y así seguirá siendo en el futuro, ya que ambas partes mantienen sus respectivas posiciones fundamentalmente opuestas, con independencia de cualquier tratado.

    Entonces, ¿dónde se encuentra esa armonía de la que habla? Todos esperamos con ansia, pero las matemáticas ahora mismo no cuadran. La cuestión fundamental de la soberanía, la jurisdicción y el control debe influir en el resultado de cualquier tratado, sean cuales sean las vueltas que dé el Sr. Picardo y de las que se haga eco España, y por muy aceptable que sea cualquier compromiso en un tratado.

    Sin embargo, el Sr. Picardo dice que la armonía puede lograrse «con una continua buena voluntad y sin concesiones en asuntos de importancia cardinal para cada parte». Houdini o David Copperfield deben estar trabajando para crear una ilusión en la que la realidad quede oculta a los ojos del público, es decir, los votantes. Lo que es de importancia cardinal para algunos puede no serlo para el Sr. Picardo.

    LA SOBERANÍA Y EL TRATADO DE LA UE SON COMPATIBLES

    Un ejemplo es que el Sr. Picardo predica la compatibilidad de un tratado del Gibexit entre el Reino Unido y la UE y, el derecho a la autodeterminación de Gibraltar y la soberanía británica. Es difícil verlo desde fuera, pero esperamos pacientemente el anuncio del tratado para poder sacar nuestras propias conclusiones al respecto.

    «Cuando se trata de nuestros derechos políticos, sólo nosotros, el pueblo de Gibraltar, determinaremos el futuro de Gibraltar. Cuando se trata de nuestra descolonización, nuestro derecho inalienable a la autodeterminación debe ser respetado y debemos ser retirados de la lista. Cuando se trata de nuestras relaciones con nuestros vecinos, buscamos la armonía y la cooperación pacífica».

    Esto último puede lograrse mediante un compromiso, pero no en lo fundamental, según el Sr. Picardo. De ahí las negociaciones en curso, cuyos resultados deberán ser analizados y estudiados detenidamente en este punto.

    FLUIDEZ EN LAS FRONTERAS

    El Sr. Picardo prosigue: «En lo que respecta a nuestra futura relación con la Unión Europea, trabajaremos para ofrecer una fluidez sin obstáculos en nuestras fronteras para las personas y las mercancías». La consecución de estos objetivos requiere necesariamente medidas de concesión a la UE que deben permitir la conformidad con las leyes y normas de la UE en cada uno de estos temas.

    La suscripción de las leyes y normas de la UE disminuye la capacidad de nuestros propios representantes en el Parlamento para tomar decisiones en aquellos ámbitos que se rigen por cualquier tratado. Una vez suscrito, son los términos de ese tratado los que serán soberanos en las materias que cubre.

    Se trata de un tratado del que es parte el Reino Unido, no Gibraltar. Las cuestiones de soberanía deben surgir allí si Gibraltar no tiene la capacidad de retirarse sin la participación del Reino Unido. Cuando se hagan públicos los detalles de cualquier tratado pueden salir a la luz otras cuestiones.

    PROSPERIDAD COMPARTIDA

    El mensaje central del Sr. Picardo es que España y Gibraltar trabajando juntos (sí, estarán al mismo nivel) aportarán «más riqueza, estabilidad y prosperidad», serán «la chispa para reimpulsar» y generarán «tremendas oportunidades» para todos los que se encuentren en las inmediaciones de ambos lados de la frontera. Trabajar juntos requiere cooperación y no una consideración soberana egoísta.

    A diferencia de las posiciones históricas, sugiere que «podemos hacerlo respetando las posiciones, la jurisdicción, las responsabilidades y las obligaciones legales internacionales de cada uno. Y, por supuesto, reconociéndonos mutuamente como requisito previo». En esas declaraciones no se menciona la autodeterminación ni la soberanía británica.

    LA POSICIÓN DE ESPAÑA

    El embajador de España ante la ONU, Agustín Santos Maraver, habló de que España está a favor de la prosperidad de Gibraltar y su región vecina. Subrayó que la prosperidad compartida era un objetivo del Acuerdo de Año Nuevo. Se mostró reticente a decir algo más sobre la negociación en curso.

    En cuanto a la cuestión de la soberanía, repitió la conocida reclamación de España ante la Cuarta Comisión. Se refirió a anteriores resoluciones de la ONU que exigían que España y el Reino Unido resolvieran bilateralmente las cuestiones planteadas por Gibraltar. En este sentido, acusó al Reino Unido de haber ignorado la doctrina de la ONU.

    «SOBERANÍA, JURISDICCIÓN Y CONTROL»

    Sigue existiendo una reticencia por parte de los que participan en las conversaciones sobre el Gibexit a definir qué es lo que cada parte se reserva fuera del tratado en los asuntos relacionados con la soberanía, la jurisdicción y el control, especialmente por parte del Sr. Picardo.

    El concepto de este bloguero sobre lo que abarca esa frase se explica en un blog del 16 de septiembre de 2022. No es posible esbozar esa explicación en términos más breves. La invitación a debatir el tema que estaba implícita en ese blog simplemente no fue aceptada con ningún calado.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas