Sábado, 7 de Diciembre de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

Una historia con olvidos interesados

  • Imagen de Luis Romero
    Por Luis Romero
    Periodista, master en Seguridad y Defensa y profesor honorario de la Universidad de Cádiz
    Foro
    Hace muchos años mi profesor de Historia, el que marcaría mis preferencias académicas en lo sucesivo, rechazó una propuesta de título para un trabajo de investigación porque se me ocurrió añadirle al final: “una visión española”. Muy serio, me vino a decir que la investigación histórica no tiene visiones, sino realidades omnicomprensivas. Me he acordado de esta anécdota personal tras leer varias veces el discurso del viceministro principal de Gibraltar ante una delegación de congresistas norteamericanos de visita en el peñón. Sobre todo porque quien se dirigió a esos ilustres invitados es además historiador.

    Sólo como ejemplo, resaltaré lo dicho sobre la Primera Guerra Mundial: “Cuarenta embarcaciones de los EE.UU. y cuatro mil soldados estadounidenses estuvieron basados aquí en Gibraltar. (…) Su papel consistía en proteger convoyes de buques mercantes. Aquellas embarcaciones protegían las rutas de abastecimiento desde el Mediterráneo, cruzando hasta el Atlántico y hacia el Norte, con rumbo al Reino Unido. Gibraltar se convirtió, en palabras del Almirante Niblack, en el punto más importante del mundo para la formación de convoyes navales”.

    Con ser todo esto cierto, se olvidó de recordar igualmente que todo eso que resalta orgulloso ante sus visitantes solo fue posible porque España, a petición del Reino Unido y desde agosto de 1914, garantizó el suministro de todo tipo de pertrechos, alimentos y agua a la base británica para poder satisfacer las necesidades derivadas de incremento de las actividades navales. La Línea y Algeciras sirvieron para abastecer a las flotas que recalaban en Gibraltar. La historiadora Carolina García Sanz, que defendió su tesis doctoral sobre la actuación de Andalucía y Gibraltar durante la Primera Guerra Mundial, es una fuente incontestable, dada la profusión de datos aportados en base a las certificaciones de la Aduana española durante esos años. 



    Tarifa plana autónomos - Junta de Andalucía
    Tarifa plana autónomos - Junta de Andalucía


    Los productos del Campo de Gibraltar favorecían el papel de la colonia como centro de redistribución del Mediterráneo, contribuyendo a impedir el colapso de Gibraltar como enlace en el sistema de convoyes. El suministro de agua desde Algeciras reforzó el apoyo logístico que se prestaba desde su ‘hinterland’”, saltándose incluso la propia legislación española referida a las exportaciones durante la guerra. “España cooperó en todas las cuestiones que Gran Bretaña le planteó en torno a Gibraltar, impidiendo el estrangulamiento operativo de la base naval a partir de 1917”, afirma la historiadora.

    La interrupción de la importación de alimentos procedentes del Reino Unido, debido a las necesidades en el frente y a la guerra submarina, que dificultaban los movimientos seguros, recortaron drásticamente los suministros procedentes del resto del Imperio, justo cuando Gibraltar más los necesitaba, afirma la doctora García Sanz. Sin contar que la mano de obra de los astilleros que repararon los cientos de buques aliados dañados durante la contienda, era igualmente española.

    Y coincidiendo con mi profesor de Historia, Carolina García, añade: “La historia contemporánea de la colonia inglesa es una historia con significados añadidos desde todos los puntos de vista. De ahí que la mirada desapasionada y aséptica indispensable en el historiador no haya encontrado en Gibraltar un campo atractivo para la investigación”. Salvo honrosas excepciones, habría que añadir para ser justos.




  • Fomento. Regularización de viviendas - Junta de Andalucía
    Fomento. Regularización de viviendas - Junta de Andalucía