Domingo, 16 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Una Mancomunidad de Municipios que no interesa a los ciudadanos

  • Imagen de Antonio Pérez Girón
    Por Antonio Pérez Girón
    Escritor y periodista, cronista oficial de San Roque
    Foro
    A estas alturas de la historia son muchos los campogibraltareños que se preguntan para qué sirve la Mancomunidad de Municipios. No se trata de quién la presida o a qué signo político pertenece el grupo o grupos que la gobiernen. Esa lucha viene a demostrar lo que ya sabemos: que se trata de una institución política por encima de todo. Una institución donde recalan representantes públicos, ganadores y perdedores. Para algunos es una plataforma para su carrera política, para otros una salida ante la posibilidad de volver a su antiguo empleo o al inmediato paro. Todo eso es del conocimiento de la ciudadanía en general, pero los partidos siguen con sus luchas de poder sin anteponer los valores comarcanos. No quiere decir ello que no existan y hayan existido en su seno representantes con marcado espíritu comarcalista pero, al final, se impone la dinámica del interés partidista

    Porque el objeto de las mancomunidades de municipios no es otro que aunar esfuerzos, mancomunar servicios para hacerlos más eficaces y más baratos. En el caso del Campo de Gibraltar se mancomunaron los del abastecimiento de agua, alcantarillado y recogida y tratamiento de residuos urbanos. Sin embargo, se da el caso que la población con mayor número de habitantes, Algeciras, mantiene esos servicios con empresas propias, dándose la paradoja que el actual presidente de la Mancomunidad es concejal de dicho ayuntamiento. La estrategia política del PSOE hizo que la presidencia fuese a parar a este edil –Juan Lozano-, que había sido derrotado en las pasadas elecciones municipales, por contra de las lógicas demandas de los socialistas sanroqueños: los grandes vencedores en la comarca.





    Lo último que hemos conocido es la deriva económica de la empresa comarcal Arcgisa. Dicen los técnicos de la misma que es debido ello a que no se han ajustado los precios al aumento del servicio. Puede ser. No obstante, es tanta la desconfianza de los campogibraltareños hacia la institución, que asocian el déficit al mantenimiento de los políticos allí liberados y a sus adláteres en cada caso. Una cosa parece clara, la empresa pública se ha convertido en el coladero de amiguetes y compañeros de los partidos que han gobernado en el edificio del Parque de las Acacias, con lo que ahora existe un evidente problema de exceso de personal.

    Una Mancomunidad como la que tenemos en el Campo de Gibraltar, a la medida del puro interés político, no interesa a los ciudadanos de la comarca. Llegado a este punto, o se reorienta hacia el verdadero sentido de la institución, o mejor que desaparezca.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas