Martes, 26 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Las vacunas

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Foro
    Vísteme despacio que tengo prisa. Conforme nos vamos haciendo mayores utilizamos más los refranes porque sirven, nos sirven, para reducir las explicaciones.

    Y parece que esto de las vacunas es como el Plan Ponds, belleza en siete días, o los cursos de inglés en veinte días o adelgazar mientras se duerme. Lo que queda bastante claro es que la capacidad de esperar se ha terminado. Somos caprichosos y queremos ya el juguete y a los científicos le han puesto un cohete en el culo y se han convertido en churreros. Y, así, tenemos vacunas a la plancha, vacunas al pil pil, al vapor e, incluso, veganas.

    Cuando empezó la pandemia no teníamos ni mascarillas, ahora las tenemos de diseño y hasta de fantasía, y hasta que combinen con la ropa que llevas. 



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    Lo de las vacunas es igual, hemos pasado de no tener vacunas a tener tantas vacunas que se las podríamos poner hasta a los murciélagos de Wuhan que dicen que fueron los que iniciaron todo esto del coronavirus. Miguel Bosé se nos va a cabrear mucho más y Bill Gates se quedará sin dinero gastándoselo en microchips para controlarnos a todos.

    La Organización Mundial de la Salud dice: “El desafío al que nos enfrentamos es que pasamos de vacunar cientos de personas (fase 2), a cientos de miles de personas (fase 3). Necesitamos los resultados de eficacia y seguridad de estos estudios porque si empezamos a vacunar a millones de personas muy rápido podemos pasar por alto muchos efectos adversos”. 

    Y lo está diciendo por China, por Rusia y por las prisas, porque la fase 3 no se está tomando como experimentación sino como un logro cierto, con lo que si sale mal o medio bien, tendremos que ponerle otros cohetes a los científicos para que elaboren otras vacunas para luchar contra los efectos secundarios de las primeras. Y así sucesivamente y tiro porque me toca.

    Si no fuera porque hay miles de muertos de por medio y muchísima gente en las UCIs esto parece de película española de los años sesenta.




  • Prolibertas
    Prolibertas