Lunes, 3 de Octubre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Y los gatos tocan el piano

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    El Congreso de los Diputados. Foto: NG
    Foro
    La clase política es adicta a «hacer pedagogía», ejercicio este con el que nuestras ilustradas señorías hacen comprender a los ciudadanos lo que es la realidad, su realidad.

    Esta reiteración casi a diario puede ser una de las causas por las que una parte de la ciudadanía ha acabado admitiendo que somos menores de edad y que necesitamos alguien que nos guíe. Aunque nada se sepa de que ese alguien tenga los más mínimos conocimientos siquiera sea para poder guiarse a sí mismo.

    Faltan bomberos y bomberas, faltan policías locales, faltan plantillas de limpieza en las ciudades, médicos y médicas, enfermeras y enfermeros, faltan especialistas en psicología en los institutos anatómicos forenses, faltan especialistas en atención temprana, falta personal en los juzgados, faltan plantillas en los colegios e institutos.

    Falta gente que investigue, y quien lo hace, lo hace totalmente en precario, faltan docentes en las universidades, faltan hospitales, faltan plazas sociosanitarias, falta funcionariado para tramitar la dependencia, el ingreso mínimo vital,… y, sobre todo, falta vergüenza, mucha vergüenza para salir ante la ciudadanía a echarle la culpa de que somos nosotros los que no comprendemos esa «realidad».





    Esto se llama la Teoría del salchichón, que consiste en ir cortando de manera imperceptible una pequeña loncha cada vez, cuando se aplica a los servicios públicos esenciales, y esto se traduce en lo que hoy tenemos ante nuestros ojos.

    En los últimos 20 o 30 años, esa España que iba equiparándose a los países de nuestro entorno, iba recortando y privatizando poco a poco, soltando de vez en cuando algún acto cultural o un circuito del motor para contentar ( pan y circo) de forma efímera a la voraz clase media adicta al espectáculo.

    Sin embargo, la realidad que había que explicar es la que comienza a devorarnos, mediante incendios forestales que no encuentran enfrente el número suficiente de funcionarios capaces de hacerle frente.

    El problema no es que el político de turno quiera hacer un circuito del motor, un tobogán gigante o hacer una gran ampliación de un estadio para acoger un mundial. El problema es de quien se cree que esas migajas le van a compensar de la inmundicia que estamos obteniendo a cambio.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas