Domingo, 2 de Octubre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Estudio sobre las capacidades submarinas de los países de la cuenca mediterránea

  • Publicado por la revista de la UCA ‘Peace & Security’, firmado por Luis Romero

    El S81 ‘Isaac Peral’, en los astilleros de Navantia, con su dotación de quilla, el pasado mes de abril. Foto MINISDEF
    El S81 ‘Isaac Peral’, en los astilleros de Navantia, con su dotación de quilla, el pasado mes de abril. Foto MINISDEF
    Defensa

    El número 10 de la revista ‘PEACE & SECURITY-PAIX ET SÉCURITÉ INTERNATIONALES’, que edita en formato electrónico la Cátedra y el Centro de Excelencia ‘Jean Monnet’, de la Universidad de Cádiz (Editorial UCA), incluye un artículo sobre “España y las capacidades submarinas de los países del entorno mediterráneo”, cuyo autor es el periodista y profesor honorario de la UCA, Luis Romero Bartumeus.

    El artículo repasa las capacidades submarinas de todos los países con costa al mar Mediterráneo y que cuentan en sus armadas con este tipo de buques, ocho en total: Argelia, Egipto, Israel, Turquía, Grecia, Italia, Francia y España. También analiza el deseo y los intentos, aún no concretados, de Marruecos de hacerse con dicha capacidad.

    En total, medio centenar de submarinos que deben compartir escenario con un número indeterminado, aunque no inferior a una decena, de submarinos de otras potencias ajenas a sus costas. La modernización del Arma Submarina de estas armadas es constante, afirma el autor, a lo que se suma el deseo de independencia tecnológica, lo que lleva a algunos de ellos a idear diseños propios, como son los casos de España, Italia y Turquía. Sin embargo, en la actualidad, se puede decir que Alemania se lleva la palma en cuanto a país suministrador de este tipo de buques en lo que al Mediterráneo se refiere.

    Disponer de costa y no de submarinos –o no suficientes- es una debilidad estratégica, a lo que hay que sumar la disponibilidad operativa de los mismos para poder contar con unidades en todo tiempo que puedan cubrir las necesidades concretas de cada país. Quienes como España, y Marruecos cuando esta última disponga de ellos, cuentan con fachada a dos mares, tienen más necesidad de alistar las unidades suficientes como para mantener cubiertas ambas franjas marítimas.





    Solo un país con aguas al Mediterráneo dispone de submarinos propulsados con energía nuclear, Francia, aunque otras flotas, como la norteamericana y la británica, navegan asiduamente este tipo de ingenios por las aguas del ‘mare nostrum’. Rusia, que regresó al Mediterráneo hace una década, navega habitualmente en la costa oriental submarinos convencionales, apoyándose en su base naval de Tartús (Siria), aunque no es descartable que cuente también de forma ocasional con alguno de propulsión nuclear en este mar.

    Los submarinos se consideran sistemas de armas de características estratégicas por su capacidad para mantener una presencia discreta en zona de operaciones, incluso con anterioridad a que estalle una crisis, con el fin de adquirir inteligencia, proteger el despliegue de una fuerza de superficie y de proyectar el poder naval sobre tierra. Además, son unos sistemas adecuados para negar el acceso a determinadas áreas de fuerzas navales solo con la sospecha de que se encuentre presente en ellas un submarino. Es por esto que cada vez un mayor número de países se afanan por contar con submarinos más modernos y con sistemas de generación de potencia independiente del aire que les proporcionan una mayor capacidad de permanencia en inmersión, sin necesidad de subir a cota periscópica. Tres países de la cuenca Mediterránea ya cuentan con estos sistemas y otros dos están en proceso de adquirirla.

    Para España, contar con una Armada lo suficientemente dotada de medios, entre los que se encuentran los submarinos tecnológicamente avanzados, es una necesidad que viene confirmada por la realidad del entorno estratégico.

    Para Romero, el número previsto de los nuevos submarinos de la clase S-80+ (cuatro), el primero de los cuales se encuentra en periodo de pruebas, se quedaría corto de cara a conseguir mantener una presencia permanente en nuestras principales zonas de interés estratégico.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas