Viernes, 19 de Agosto de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

El 4 de diciembre de 1977 en el Campo de Gibraltar

  • Una fecha para la historia andaluza

    Imagen de la manifestación del 4-D de 1977 en Algeciras
    Imagen de la manifestación del 4-D de 1977 en Algeciras
    Historia

    También la comarca contribuyó a una fecha que ya ha pasado a la historia andaluza y que hoy sábado se conmemora: el 4 de diciembre de 1977. Hasta ese momento sería la manifestación más numerosa en el Campo de Gibraltar y se desarrolló con absoluta normalidad en la ciudad de Algeciras.

    A la hora de entender la movilización tan espectacular del pueblo andaluz hay que enmarcarla en la situación que se estaba creando en España en relación con las autonomías. En este sentido caló profundamente la vuelta del exilio del presidente catalán Tarradellas, la gran Diada catalana del 11 de septiembre y el restablecimiento de la Generalitat. La presencia vasca en pro de la consecución de su Estatuto también alentó a los andaluces, que no quisieron tener un trato de inferiores respecto de esas nacionalidades denominadas históricas, por contar con sus estatutos aprobados en la época republicana.

    Un millón y medio de personas salió a la calle en las capitales de provincia y en otras ciudades. También hubo manifestaciones de los residentes en Barcelona, Madrid y Bilbao. En Cataluña -llamada entonces la novena provincia andaluza por contar con cerca de 900.000 emigrantes del sur – se manifestaron 300.000 en la capital.

    Aquella muestra cívica y de reivindicación se tiñó de sangre con el asesinato en Málaga del joven militante de Comisiones Obreras, Manuel José García Caparrós, cuando participaba en la manifestación organizada en dicha ciudad. España aún no era un estado constitucional y se debatía entre la consecución de la democracia y quienes intentaban impedir su llegada, como se hizo patente unos años más tarde con el intento de golpe de estado.

    Seis partidos de izquierdas y tres sindicatos de la comarca solicitaron la autorización al Gobernador Civil para la manifestación por la autonomía. Paralelo a ello, los organizadores hicieron público un manifiesto que fue distribuido en todos los municipios, y en el que se hacía un llamamiento “Al Pueblo del Campo de Gibraltar”. En su encabezamiento se afirmaba: “Las fuerzas políticas y sindicales firmantes, convocamos a todos los campogibraltareños a expresar públicamente nuestra exigencia de un Estatuto de Autonomía, como primer paso para la consecución de una Andalucía libre, justa y democrática, que permita al pueblo ejercer su soberanía”.

    A las doce del mediodía partió la manifestación desde el solar de la antigua Plaza de Toros La Perseverancia. A la cabeza, una gran bandera blanquiverde sujeta por representantes de los partidos convocantes. La marcha recorrió las calles previstas sin que se produjese incidente alguno.

    Una vez en la Plaza Alta, donde en la torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Palma lucía una gran bandera de Andalucía con la palabra “Autonomía”, arreciaron los gritos a favor de la autonomía.





    La militante del Movimiento Comunista Ana Moya fue la encargada de leer el manifiesto unitario, recordando que el movimiento andalucista no era nuevo, pues ya había sido iniciado por Blas Infante y la Junta Liberalista de Andalucía, que la sublevación militar de julio de 1936 había cercenado.

    Posteriormente, desgranó la amplia problemática andaluza de la época, que abarcaba desde la situación de los pescadores algecireños, a la escasez de centros de enseñanza, falta de centros sanitarios, el numeroso paro, el centralismo o las deficientes comunicaciones.

    La portavoz finalizó: “Andaluces, que el día de hoy sirva para tomar aún más conciencia de que somos un pueblo ¡Viva Andalucía!”. El comunicado fue interrumpido varias veces con aplausos y vítores. En medio de un gran silencio fue interpretado, a través de altavoces, el himno de Andalucía, refrendado con una prolongada ovación y flamear de banderas andaluzas.

    Tras disolverse pacíficamente la manifestación, los asistentes conocerían poco después lo sucedido en la manifestación de Málaga.

    El Campo de Gibraltar se sumó a la jornada de luto convocada en Andalucía por los partidos convocantes de la movilización y las centrales sindicales. El cierre durante una hora de establecimientos fue general a partir de las doce del mediodía del 5 de diciembre. En Algeciras sólo permaneció abierto el mercado de abastos y un par de cafeterías en la calle Ancha. A las ocho y media de la tarde hubo una concentración en la Plaza Alta, donde partidos y sindicatos manifestaron su repulsa por la muerte del joven malagueño.

    En La Línea, desde temprana hora de la mañana, militantes de las organizaciones juveniles de izquierdas repartieron octavillas en las que se manifestaba “la más enérgica repulsa y, al mismo tiempo, denuncia que tal hecho es una provocación al espíritu autonomista del pueblo andaluz”. La ciudad paralizó su actividad, incluido el mercado de abastos.

    A la una y media de la tarde unos quinientos jóvenes de distintos lugares de la comarca se congregaron junto a la fuente de la Explanada linense, para a continuación recorrer las principales calles portando gran número de banderas andaluzas.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas