Lunes, 4 de Julio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

De Gibraltar a San Roque, la imagen de la Virgen que cambió de nombre

  • Santa María la Coronada, la imagen que llegó desde Gibraltar.
    Santa María la Coronada, la imagen que llegó desde Gibraltar.
    Historia

    Si la pérdida de Gibraltar es un capítulo de enorme trascendencia en la historia de una nación, existen otros pequeños episodios que guardan un lugar destacado en la de los pueblos. Conocida es la de la efigie del Nazareno, de la que ahora se conmemora el tercer centenario de su recuperación por los gibraltareños reunidos en torno a la ermita de San Roque. Ahora se trata de otra figura religiosa, la de la patrona de la ciudad, Santa María la Coronada.

    Transcurridos varios años tras la ocupación inglesa, y en un período de tranquilidad, el comerciante y conocido cofrade Diego Ponce trasladó desde Gibraltar las imágenes de la Virgen de los Remedios y de San Sebastián. La primera se convirtió en la nueva ciudad en Santa María la Coronada, la advocación que siempre mantuvieron los duques de Medina Sidonia, que habían sido propietarios de la plaza gibraltareña.

    De hecho, la catedral católica del Peñón mantiene esa denominación, que los exiliados gibraltareños decidieron continuar en la loma de San Roque, dando nombre a la iglesia principal y transformando la advocación de los Remedios –en Gibraltar contaba con una ermita al sur del denominado Muelle Nuevo– en la sanroqueña de Santa María la Coronada.

    Ponce, que residía cerca de la ermita de San Roque desde la pérdida de Gibraltar, realizó el traslado el 11 de enero de 1715, efectuándose una misa cantada y una procesión con ambas efigies. Actos que fue organizado por el cura de la ermita, el tarifeño Francisco Román Murillo.

    Se trata de la primera procesión habida en el Campo de Gibraltar de la que existe constancia documental. Diego Ponce había adquirido previamente una serie de alhajas para la venerada figura y, en principio, la vinculó a la cofradía del Rosario.

    La imagen de Santa María la Coronada se colocó en el altar mayor en 1790 como patrona de la ciudad y titular de esta iglesia mayor.





    Para mejor conocer su origen es interesante el estudio realizado en 1997 por la experta María Eugenia Suárez Corchete, previo a la restauración efectuada. En relación a las distintas encarnaduras de la obra se estableció una del siglo XIV de un color amarillento y que difería mucho de otra del siglo XVI, “parecida en su color a la actual, aunque con una pigmentación menos homogenizada, otra del siglo XVII y una última, la actual del autor Juan de Astorga de 1842”. De estas encarnaduras, el equipo de restauración consideró como mejor conservada la del siglo XVI.

    Asimismo, se determinó que la talla llevó el Niño unido al vientre, siendo separado de la imagen de forma tosca, y colocado artificialmente sobre su mano izquierda, motivo por el que se cortaron tres de los dedos de la mano derecha de la Virgen.

    ALCALDESA PERPETUA

    El tricentenario del traslado a la ciudad de la imagen en 2015 fue celebrado de manera solemne. En el mes de abril el Ayuntamiento de San Roque otorgó el título de Alcaldesa Perpetua a la patrona. El sábado 15 de agosto recibió el bastón de mando y la medalla de la Corporación. A continuación tuvo lugar la tradicional procesión por el casco histórico.

    La patrona está a cargo de la Venerable Hermandad de Gloria de Nuestra Excelsa Patrona Santa María la Coronada, que realiza actos de veneración y exaltación a lo largo del año, teniendo como fecha fundamental el 15 de agosto (Asunción de la Virgen). Ese día aparte de los actos religiosos que tienen lugar en el templo, se lleva a cabo la procesión a través del casco antiguo de la ciudad.

    Del mismo modo, destaca el acto de presentación a la imagen de los niños y niñas nacidos en el último año, así como los distintos actos folclóricos y populares en honor de la Virgen.

    La patrona cuenta con su propio himno, cuya letra se debe a quien fuera largos años párroco de esta iglesia, Rafael Caldelas López, y la música a Abel Moreno Gómez.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas