Lunes, 8 de Agosto de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Un intento de Universidad Bilingüe convertido en Curso de Verano

  • Y Sadam Hussein, presidente de Irak, como posible socio

    Rafael Alberti en los inicios del Curso de Verano, en el sanroqueño restaurante Don Benito.
    Rafael Alberti en los inicios del Curso de Verano, en el sanroqueño restaurante Don Benito.
    Historia

    Después del parón motivado por la covid-19 -aunque se celebraron ciclos de conferencias con aforos limitados- una nueva edición del Curso de Verano, la cuarenta, tiene lugar en San Roque. En esta ocasión, como ya se ha informado, rinde homenaje a la memoria del eminente psiquiatra y ensayista, Carlos Castilla del Pino.

    Sin embargo, pocos conocen la verdadera génesis de este acontecimiento cultural. Ayuntamiento, Diputación Provincial y Universidad de Keele (Reino Unido) pusieron en marcha el primer Curso de la Universidad Bilingüe -español e inglés-, que se inició el 3 de agosto de 1980. Un tercer socio apareció en el horizonte, el Irak de Sadam Husseín, entonces máximo dirigente de la facción iraquí del Partido Baaz.

    Asumieron la dirección de ese primer curso los profesores Jorge Enjuto, de la Universidad de Puerto Rico y John Naylon, de la de Keele. Un centenar de cursillistas se inscribieron en este ilusionante proyecto, completamente nuevo en la comarca.

    Luego, esa primitiva idea, desembocó en el Curso de Verano organizado exclusivamente por el Ayuntamiento, para posteriormente pasar a realizarse conjuntamente con la Universidad de Cádiz.

    El hombre clave en el intento de la bilingüe fue el sanroqueño, ya fallecido, José González Domínguez, entonces secretario general del Ayuntamiento de Manilva y destacado miembro del Partido Socialista Popular (PSP), integrado en el PSOE tras el adverso  resultado en las primeras elecciones democráticas de junio de 1977. Con él colaboró el núcleo de intelectuales del desaparecido PSP, entre los que figuraban Fernando Morán, Pedro Bofill y Jorge Enjuto.  El prestigioso profesor y fundador del PSP, Enrique Tierno Galván, acogió con gran interés la idea y sería uno de los primeros conferenciantes. Entonces gobernaba el Ayuntamiento sanroqueño una coalición de socialistas, comunistas y andalucistas, siendo alcalde Eduardo López, del PSOE.

    La oficina técnica municipal esbozó un proyecto y se pensó levantar el edificio universitario en el Pinar del Rey, en la zona cercana a la torre vigía. Se buscó apoyos en centros universitarios del Reino Unido y en los intereses económicos británicos en Riotinto, precisamente cuando la crisis amenazaba las minas de Tarsis. En aquel momento la idea no fue bien vista en Cádiz, donde la existencia de una universidad en el Campo de Gibraltar era difícil de digerir.



    Algeciras - Cabaret Festival
    Algeciras - Cabaret Festival


    Cuando las dificultades arreciaban, apareció un socio inesperado, el Gobierno de Irak, quien apostaba por una universidad trilingüe, con la incorporación del idioma árabe. El ofrecimiento del presidente Sadam Hussein no era gratuito, pues en su empeño de liderar el mundo árabe, se hallaba la estrategia de proyectarse hacia el norte de África, más concretamente sobre el Marruecos del Hassan II.

    El reconocido escultor Pablo Serrano fue invitado expresamente por el Gobierno iraquí a visitar el país, ya que el embajador de Sadam, con el que había establecido contactos el Ayuntamiento de San Roque, estaba decidido a levantar un monumento en Guadiaro al caudillo Almanzor, entendiendo que fue en este lugar donde nació esta destacada figura andalusí.

    Serrano, que hizo para San Roque un busto de Juan Ramón Jiménez, con motivo de uno de los cursos, pasó dos meses en Bagdad estudiando los caracteres árabes. En Guadiaro se escogió el lugar: junto al grupo de las 54 viviendas, pero el estallido de la guerra entre Irak e Irán -que se prolongaría durante ocho años- dio al traste con el proyecto y a la incorporación del capital árabe a la pretendida universidad.

    Y a la hora de hacer memoria no pueden olvidarse nombres como los concejales Francisco González-Deleito, el abogado del PCE y veterano luchador antifranquista; el notario y concejal socialista José Rosales, y el periodista y edil del PSA José Antonio Casaus, que coordinó durante los primeros dos años el programa, hasta su relevo por Juan Gómez Macías.

    En aquellos años, todavía de transición democrática, participaron importantes representantes de la política española y lo más granado de la intelectualidad del país. Los debates reunían, primero en la Escuela de Hostelería, y luego en el colegio Gabriel Arenas, a numerosas personas de toda la comarca. Estos coloquios no estaban exentos de fuerte polémica. Especial resonancia tuvo la mesa redonda con los periodistas José Oneto, Juan Luis Cebrián, José Luis Balbín -recientemente fallecido- y otros puntales de la prensa del momento. Hacía poco que se había producido el golpe de estado fallido y el asunto estuvo presente durante todo el debate.

    También se invitó a los alumnos de Gibraltar, a los que se llegó a esperar con autobús incluido tras una verja que permanecía aún con el candado cerrado. El poeta Rafael Alberti, tantos años exiliado, escribió poemas y dibujó su clásica paloma en servilletas de bares sanroqueños, mientras que una figura como Aurora de Albornoz se convirtió en pregonera de la feria. La cultura comenzó a escribirse con mayúsculas en una comarca desértica de ella.  Y San Roque arrancó para, a su unida importancia histórica, convertirse en el referente cultural del Campo de Gibraltar.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas