Domingo, 3 de Julio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

La aurora boreal que sorprendió a la comarca en 1848

  • San Roque en sepia al principio de la calima, luego se tornaría naranja.
    San Roque en sepia al principio de la calima, luego se tornaría naranja
    Historia

    La calima que se hizo presente en todo el Campo de Gibraltar sorprendió a la mayoría de ciudadanos, pues hasta entonces no se conocía un efecto tan considerable de la arena procedente del desierto sahariano. La fecha del jueves 24 de 2022 tiene ya un sitio en la historia de los fenómenos naturales en la comarca. Como también lo fue en un lejano 17 de noviembre de 1848 con la aparición de la aurora boreal.

    Si el polvo convertido en puro barro ha inundado terrazas, calles y vehículos como nunca se había visto, lo acaecido en 1848 sorprendió a muchas personas que, por antiguas creencias asociaba este tipo de suceso a avisos de una desgracia colectiva de gran magnitud.

    En esa lejana noche --comenzó sobre las ocho y media de la tarde-- un resplandor dilatado y denso dejó boquiabierto a todo el que salió a observar lo que para la mayoría no tenía explicación alguna. El cronista sanroqueño Lorenzo Valverde dejó testimonio de ello: “estos fenómenos, dicen varios marinos, que lo ocasionan el choque de dos vientos encontrados y que, a veces, causan detonaciones; y creo que podrá ser así, pues al siguiente día corrió poniente”.

    Valverde hacía una descripción de la extraordinaria aurora del hemisferio norte: “también hacían una armonía agradable unas listas blanquecinas que a cuatro o cinco varas de distancia de unas a otras se dirigían desde la tierra a lo más alto del resplandor”.

    Sin perder detalle, continuaba: “igualmente lo hacían particular unas manchas negras que, de cuando en cuando, aparecían en su centro, ocasionadas por el viento de levante que corría en aquella ocasión, arrastrando unas nubes pequeñas muy oscuras”. Nubes que para el observador “figuraban, a veces, y al parecer, monstruos, gigantes, extravagantes, montañas y alimañas extrañas, cuyas figuras eran de poca duración, pues se disipaban en pocos momentos y se transformaban en objetos diferentes”.

    Decía Valverde que “como el populacho poco ilustrado es tan novelero” eran muchos los que expresaban su opinión con las más extrañas explicaciones. Todos querían disfrutar de ese momento y lo mismo se situaban en la Alameda, que corrían hasta la Plaza de Armas o al mirador de Los Cañones.





    UNA NOTICIA EXTRAORDINARIA

    La prensa de la época también dio cuenta de acontecimiento tan poco habitual, tal como mencionaba el propio cronista sanroqueño, interesado de manera especial por la cuestión.

    Así, el periódico gaditano La Tertulia informaba sobre “uno de los meteoros más hermosos que aparecen con frecuencia en las regiones del Norte, especialmente desde el mes de noviembre, pero que de tarde en tarde se descubren en los países meridionales”.

    El artículo, firmado por JR, se extendía en hipótesis sobre el origen de los fenómenos extraordinarios, indicando que “los físicos han procurado, aunque en vano, dar una explicación de las auroras boreales, pero hasta ahora ninguna ha podido ser satisfactoria”.

    De la misma manera tildaba de “error” la acusada creencia de “que tanto ciertos fenómenos celestes como atmosféricos son anuncios de guerras o pestes, en una palabra, señales infalibles de la cólera del cielo”.

    Para el autor estas preocupaciones tenían su origen en la ignorancia. No obstante, saludaba que los tiempos eran otros, que la ciencia estaba presente en la realidad de los pueblos, por lo que cuando surgía un hecho de características tan especiales, había que buscar una explicación en la lógica de las cosas.

    Como muestra cerraba su discurso con esta frase: “Las luces del siglo han disipado los funestos errores de la ignorancia, a la manera que el Sol disipa las tinieblas de la noche. No las hagamos renacer de nuevo".




    Noticias relacionadas con: calima y aurora boreal

  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas