Jueves, 19 de Mayo de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

El masón que impidió la salida de San Roque del Nazareno gibraltareño

  • Demófilo -a la izquierda- en San Roque junto al líder del Partido Sindicalista, Ángel Pestaña. (Archivo General de la Guerra Civil Española)
    Demófilo -a la izquierda- en San Roque junto al líder del Partido Sindicalista, Ángel Pestaña. (Archivo General de la Guerra Civil Española)
    Historia

    Era conocido por el nombre de Demófilo y lideró la protesta contra el traslado a Madrid de la imagen del Nazareno, proveniente de Gibraltar y de gran veneración en San Roque.

    Su nombre legal era el de José Pérez Delgado y el anterior apelativo correspondía a la denominación simbólica dentro de la masonería que, sin embargo, le quedaría como propio.

    En 1955 encabezó las protestas en San Roque contra la salida de la imagen para formar parte de la exposición en la Biblioteca Nacional, “Gibraltar español”. Incluso llegó a arengar a los vecinos en la propia calle, una situación inusitada en plena dictadura.

    La oposición vecinal, que podía acabar en alguna desgracia, hizo que se desistiese del traslado. Curiosamente, tras esa muestra de objetos gibraltareños, se extraviarían dos piezas importantes del patrimonio histórico local y la imagen de la patrona sufrió varios desperfectos.

    Pero, ¿quién fue este vecino que forma parte de la historia desconocida sanroqueña? José Pérez Delgado nació en San Roque en agosto de 1904. Ejerció como escribiente y no tardó en formarse como masón en el triángulo Justicia nº 10, donde ingresó en febrero de 1925.

    Al transformarse dicho triángulo en la logia Lacy, ocupó el cargo de secretario accidental de la misma, grado 1º. Tras permanecer “durmiente”, en carta del 24 de septiembre de 1934, solicitó su retorno a Lacy 69.

    Tal vez la adopción del nombre simbólico -convertido en habitual-, se debiera a la figura del francmasón Demófilo de Buen, prestigioso jurista y catedrático de universidad, fallecido en el exilio mexicano.

    De otro lado, Demófilo fue miembro del Partido Republicano Radical, de Alejandro Lerroux, siendo concejal en el Consistorio con el alcalde Francisco Viñas.

    Al estallar la guerra, en el mes de julio de 1936, fue ingresado en el calabozo del cuartel de Falange. Puesto en libertad, y tras negarse a afiliarse a dicho partido, se marchó a refugiarse a la vecina plaza de Gibraltar





    Al finalizar la contienda se reintegró a la ciudad, formándosele expediente en 1945 por Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo. La coincidencia en nombre y apellidos de otro masón de la ciudad de Sevilla confundió a los investigadores hasta última hora, que no lograban identificarle.

    Tampoco ayudaba para su identificación el hecho de su nombre equívoco, aceptado hasta en documentos oficiales. Así, en una relación del Ayuntamiento sobre personas que habían huido a zona republicana, figuraba como Demófilo Pérez Delgado. Su incomparecencia motivó el archivo en rebeldía en abril del siguiente año.

    Finalmente sería localizado en junio de 1957. Su oposición directa al traslado de la imagen del Nazareno pudo alertar a las autoridades cuando su caso como masón había sido olvidado. A pesar de la buena reputación con que contaba se le sometió a vigilancia permanente, siendo procesado en enero de 1958.

    Durante el año anterior la Dirección General de Seguridad puso especial interés en su detención: “por funcionarios de la División de Investigación Social ha sido localizada una persona así llamada, de 51 años, hijo de José y de Dolores, natural y vecino de San Roque, calle General Linares 4”.

    Demófilo negó en el interrogatorio su pertenencia a la masonería, pero los documentos obtenidos por la Policía demostraban todo lo contrario. Para probar dicha afiliación, se cotejaron fotografías y la reproducción del autógrafo del vecino.

    El 1 de junio de 1959 fue condenado a doce años y un día. No obstante, el Tribunal hizo constar expresamente “que la pena impuesta la reputa notoriamente excesiva, teniendo en cuenta la concurrencia de dos circunstancias favorables al procesado: el escaso grado masón y su buena conducta”, proponiendo al Consejo de Ministros la conmutación por la de seis años y un día.

    Con anterioridad -todavía no se le acusaba de pertenencia a la masonería- había sufrido represalias por su adscripción al republicanisno, en este caso de centroderecha. En 1941, otro juzgado político, el Provincial de Responsabilidades Políticas, dictó el embargo de bienes tanto de él como de su madre Dolores Delgado Cortés.

    Las autoridades municipales informaron al tribunal que carecía de bienes, tan sólo una casa pequeña en la calle Colón, nº 1

    José Pérez Delgado, al que todo el mundo conocía como Demófilo, falleció en San Roque el 10 de mayo de 1962.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas