Domingo, 17 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Comienzan en Bruselas las reuniones preparatorias para el acuerdo sobre Gibraltar

  • Las partes han expuesto sus posiciones y continuarán en noviembre

    Las conversaciones sobre Gibraltar se encuentran en su primera fase. Foto: NG
    Las conversaciones sobre Gibraltar se encuentran en su primera fase. Foto: NG
    Noticias

    Las negociaciones sobre la situación de Gibraltar tras el Brexit entre la Comisión Europea (CE) y el Reino Unido comenzaron pasado este lunes en Bruselas, casi un año después de que Madrid y Londres lograran un acuerdo provisional sobre el Peñón. La ronda negociadora se prolongará durante dos días, por lo que concluirá a lo largo de este martes.

    Fuentes comunitarias han confirmado que esta primera tanda de conversaciones servirá para que las partes expongan sus posiciones. Además de esta ronda de conversaciones que concluyen hoy, ya están previstas dos más en noviembre y una en diciembre, si bien las fuentes dieron por hecho que las negociaciones se alargarán más allá de 2021 y harán falta más tandas de conversaciones.

    Como sucedió durante la negociación del acuerdo sobre la futura relación tras el Brexit el año pasado, las rondas se celebrarán de manera alternativa en Bruselas y Londres.

    Gibraltar no está incluido en el pacto comercial y de cooperación que Londres y Bruselas lograron a finales del año pasado, por lo que se necesita consensuar un convenio separado. España y el Reino Unido ya alcanzaron en la Nochevieja de 2020 un principio de acuerdo, pero está pendiente del tratado que puedan conseguir la Comisión Europea y el Gobierno británico sobre el Peñón.

    Por ese motivo, el pasado mes de julio, el Ejecutivo comunitario presentó su propuesta de directrices para la negociación, que los Estados miembros adoptaron de manera definitiva el martes pasado, tras analizarla e introducir ciertas modificaciones. Después del visto bueno de los países, las conversaciones entre la CE y el Reino Unido se han podido poner en marcha.

    Tras publicarse la propuesta de la CE para el mandato negociador sobre Gibraltar en verano, el Reino Unido consideró que ese documento entraba en conflicto con el acuerdo marco alcanzado con España en Nochevieja.

    Gibraltar también manifestó su oposición porque entendía que el proyecto de mandato dejaba el control de sus fronteras en el puerto y el aeropuerto en manos de España, y no de agentes europeos de Frontex, como se determinó en el principio de acuerdo alcanzado el 31 de diciembre.

    El mandato que propuso la Comisión señalaba que el control y la vigilancia de las fronteras exteriores se realizarían en el puerto, el aeropuerto y las aguas de Gibraltar "y correrían a cargo de España".





    El proyecto del Ejecutivo comunitario no mencionaba a Frontex, pero el comunicado que Bruselas divulgó cuando publicó en julio su propuesta de mandato sí precisaba que en circunstancias en las que sea necesario un mayor apoyo técnico y operativo, cualquier Estado miembro, incluido España, podrá solicitar la asistencia de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas.

    La versión definitiva de las directrices negociadoras adoptada por los Estados miembros reitera que el control de las fronteras en el aeropuerto y puerto de Gibraltar lo realizará España, pero también indica que ese país "ha expresado su intención de solicitar la asistencia de Frontex" para el control de fronteras exteriores durante los primeros cuatro años en los que se aplique el pacto sobre el Peñón.

    Primeras reacciones políticas

    En España, ya han sido algunos los dirigentes políticos que han hablado de esta ronda de negociaciones. El eurodiputado de Ciudadanos, José Ramón Bauzá, entiende que estas conversaciones entre Bruselas y Londres "llegan tarde", ya que en el acuerdo de Nochevieja España y el Reino Unido se comprometieron a que la Comisión negociaría el convenio en los seis meses siguientes al 31 de diciembre pasado, recuerda.

    "Los habitantes del Campo de Gibraltar lo que necesitan realmente es seguridad jurídica", afirma, y añade que también hacen falta "medidas que pongan fin a ese desequilibrio económico y fiscal" entre la colonia y la comarca.

    "Si Gibraltar quiere disfrutar del acceso a la zona Schengen, tiene que haber un control por parte de un Estado miembro, y en este caso, obviamente, es en España", declara, y agrega que Frontex como "solución transitoria" es una posibilidad, ya recogida en el acuerdo de Nochevieja.

    En segundo lugar, destaca los asuntos fiscales y medioambientales "para evitar la competencia desleal" por parte del Peñón como otra de las cuestiones complicadas de resolver durante la negociación, si bien apunta que también están contemplados en el pacto provisional que cerraron Madrid y Londres.

     




  • Prolibertas
    Prolibertas