Lunes, 6 de Diciembre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Francisco Oliva y sus cartas de amor a La Línea de la Concepción

  • Cubierta del libro de Francisco Oliva. Foto NG
    Cubierta del libro de Francisco Oliva. Foto NG
    Noticias

    El escritor y periodista gibraltareño, Francisco Oliva (Gibraltar, 1962), vuelve con una obra muy especial sobre las relaciones entre el Peñón y su vecina localidad linense. Bajo el título 'Cartas de amor a La Línea', Oliva expone una memoria autobiográfica de los largos e infructuosos años de cierre fronterizo (1969-1982). Un tiempo marcado por la separación forzosa de familias ordenada por Franco, que dividió a un pueblo y sembró semillas de discordia que florecerían en años posteriores. El libro repasa los veranos y navidades que el protagonista pasaba en el patio de su abuela en la Calle García Bueno, aprovechando los periodos de vacaciones escolares, descubriendo entretenimientos y actividades típicas de la infancia en la lejana década de los sesenta y setenta.

    El libro consiste en unas 200 páginas con fotografías, que documentan un viaje intimista y sentimental al pasado, un periodo histórico detallado desde la experiencia personal y autobiográfica, convertido en literatura. Una inmersión en el tiempo donde se entremezclan historias cotidianas de la familia del autor, nunca lejos del televisor en blanco y negro donde se congregaban para ver la novela de la sobremesa o las memorables obras de teatro de Estudio Uno. También historias de linenses insignes como el medico Don Eloy Moreno o el maestro de la Calle Águila Don Juan, algún episodio de la Guerra Civil que dejo huella en la ciudad y más aventuras en el Círculo Mercantil que vivía su pleno apogeo.

    No era fácil llegar hasta La Línea en aquellos años de aislamiento absurdo, según relata en el libro. Un paseo a pie de cinco minutos calle abajo, se convertía en una odisea intercontinental por mar, Gibraltar-Tánger-Algeciras, y finalmente desplazamiento por carretera para regresar prácticamente al punto de partida. Seis horas de viaje que solo la felicidad de reencontrarse con seres queridos les hacía olvidar, y no reparar en la pérdida de tiempo tan irracional a la que se les sometía.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    La obra recorre los años de aventuras y juegos alrededor del pozo de la abuela, las primeras bicicletas BH, las excursiones al campo para jugar al futbol, algo insólito para un niño gibraltareño en aquel momento, ver vacas y caballos, acompañar a la abuela a la plaza de abastos adentrándose en un mundo caótico de olores, colores, bullicio y sensaciones contradictorias, entre la muchedumbre, agarrado fuertemente a su mano. Pero estar con la abuela, y los maravillosos tebeos de Dossier Negro y Hazañas Bélicas que después le compraba hacía que cualquier momento desagradable valiese la pena.

    Igualmente, relata el descubrimiento de la Feria de La Línea, los buenos ratos pasados en todos los cacharros; el trofeo Ciudad de La Línea, donde tuvo ocasión de ver a grandes equipos de la liga española, y las carreras de motos en la Ciudad Deportiva donde comenzaban a despuntar corredores míticos como Ángel Nieto y otras estrellas de la época. Sin olvidar el Recreativo Linense, o ‘futbolín de Antonio’ en la calle San José, centro vital de esa infancia mágica donde con unos cuantos duros los niños eran capaz de ingeniárselas para pasar horas de diversión, escuchando la máquina de discos, y descubriendo por primera vez a bandas como The Who, Pink Floyd, Roxy Music, y Jimmy Hendrix Experience entre otras. En los futbolines confraternizaban todos los niños, ricos y pobres, un microcosmos de la propia sociedad, y nadie preguntaba por las creencias o pasaporte del compañero de futbolín.

    Mas allá del interés que pueda suscitar en varias generaciones de lectores, la gente que ha vivido las cosas que se detallan en él, y los que alberguen curiosidad por descubrir cómo eran las cosas entonces, el elemento más llamativo es el hecho de estar escrito por un gibraltareño que siente un vínculo indestructible con La Línea, conexión que ha resistido todos los avatares de la política, que considera a La Línea tan hogar como su propio lugar de nacimiento, que se aproxima a ella con el mismo afecto, amistad y apego que siempre recibió de ella desde su más tierna infancia.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas