Viernes, 18 de Septiembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

La ministra González Laya insta a Londres y Bruselas para que dejen de posar y negocien

  • El 1 de junio comienza la cuarta ronda negociadora sin avances hasta ahora

    La ministra española González Laya
    La ministra española González Laya
    Noticias

    La ministra de Asuntos Exteriores de España, González Laya, ha instado al Reino Unido y la Unión Europea para que dejen de posar y empiecen la “verdadera negociación” que establezca una relación comercial futura entre ambas partes, aunque advirtió a Londres que no puede pretender tener los mismos beneficios que un estado miembro.

    "Creo que ambas partes tienen que mostrar flexibilidad –dijo la ministra en BBC-Radio 4--, no es como si esto fuera una calle de un solo sentido. Hay un claro deseo por parte de los británicos de seguir disfrutando de los beneficios de pertenecer al mercado interior europeo con toda certeza y eso tiene que tener un precio, porque Gran Bretaña ya no será miembro de la Unión Europea. No puedes estar fuera y seguir disfrutando de los beneficios como si estuvieras dentro”.

    Como se conoce, las negociaciones para el acuerdo comercial futuro volvieron a fracasar en la última ronda negociadora, que fue calificada como “decepcionante” por la parte europea y de “desconcertante” por la parte británica.



    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas


    En este sentido, la ministra española ha abogado por la flexibilidad y la negociación: "Lo más importante ahora es dejar de posar, dejar de enviar cartas, dejar de enviar correos electrónicos. Siéntense y negocien. Eso es todo lo que necesitamos ver ahora”.

    "Y de nuevo –insistió-- tiene que quedar claro que cuando no eres miembro de la Unión Europea no puedes disfrutar del mismo beneficio que si fueras miembro."

    Las conversaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido entrarán en su cuarta ronda negociadora a partir del 1 de junio, sin prácticamente ningún avance concreto hasta ahora y agotado la mitad del plazo inicialmente previsto hasta el 31 de diciembre de este año, fecha que podría ser prorrogada, pero a lo que Londres se ha negado reiteradamente.