Lunes, 23 de Septiembre de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

Reino Unido confirma el caos en la Verja tras el Brexit que Picardo negaba

  • Fabian Picardo, Boris Johnson y Joseph García
    Fabian Picardo, Boris Johnson y Joseph García
    Noticias

    El Gobierno británico que comanda Boris Johnson ha hecho público el contenido de la denominada 'Operación Martillo Amarillo', que recoge sus peores previsiones en el caso de que finalmente el 31 de octubre se produzca un Brexit sin acuerdo, tal y como le había reclamado el Parlamento. Un texto que confirma, punto por punto, lo que ya desveló el periódico The Sunday Times el pasado 18 de agosto en relación a Gibraltar y que Fabian Picardo definió como un documento “desfasado” e “incorrecto”.

    La oficialidad que ahora le da Reino Unido a este documento da al traste con la versión que entonces hizo el primer ministro gibraltareño.  En un texto de tan solo seis páginas que data del pasado 2 de agosto, el Gabinete de Johnson recoge 20 posibles consecuencias de una salida abrupta de la UE. Johnson y su equipo han previsto, en concreto, las consecuencias de un Brexit sin acuerdo para Gibraltar, que pasan principalmente por "prolongados retrasos en la frontera durante un largo periodo de tiempo", lo que "impactará adversamente" en la economía del Peñón. "Debido a la imposición de los controles fronterizos en su frontera con España", indican, "habrá alteraciones en el suministro de bienes, comida incluida, medicamentos y cargamentos de basura", así como "retrasos de más de cuatro horas durante al menos unos meses en el movimiento de trabajadores, residentes y turistas a través de la frontera".

    El texto incluso recoge reproches de Reino Unido al Gobierno de Picardo, aseverado que "a pesar del aplazamiento del Brexit, Gibraltar aún no ha tomado decisiones sobre inversión en infraestructura de contingencia", como reformas en puertos o equipos de gestión de basura. A Londres le preocupa que el 31 de octubre llegue sin que el Peñón haya adoptado estas medidas de contingencia, dando lugar a "potenciales riesgos/brechas legales principalmente para el Gobierno de Gibraltar".




    Picardo, tras la filtración un periódico británico el pasado mes de agosto, se apresuró a desmentir esas informaciones asegurando que las referencias a Gibraltar en ese informe denominado estaban “desfasadas” y se basaban en la planificación “de los peores escenarios” que el Gobierno de Gibraltar “ya ha abordado”.

    “Ya hemos encargado todos los trabajos necesarios en el puerto de Gibraltar para tener aún más capacidad de contingencia en el tráfico marítimo. También hemos abordado de forma responsable cuestiones relacionadas con el flujo de personas, vehículos y mercancías a través de la frontera, con especial atención a los alimentos, los medicamentos y los residuos”, puntualizó el primer ministro.

    Sin embargo, la situación ha dado ahora un giro. Primero porque el Gobierno británico ha sacado a la luz el documento, lo que podría validar todo su contenido. Y segundo, y más importante, porque la sombra de un Brexit no acordado con Bruselas es cada vez más alargada y podría confirmar los peores presagios para Gibraltar que contiene ese informe, en punto tan determinantes como la fluidez en la Verja que le separa de España o en la posible falta de alimentos o medicamentos que pueden sufrir los habitantes de la colonia británica a partir del 31 de octubre.