Jueves, 21 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El GSD reprocha al gobierno de Picardo la “cadena de errores” en la gestión educativa y reclama saber los costes

  • Colegio Notre Dame de Gibraltar
    Noticias Gibraltar

    El GSD mantiene la presión sobre el gobierno de Picardo en cuanto a los proyectos de renovación de los colegios de Gibraltar y sus diferentes problemas, incluida la falta de explicaciones sobre sus costes y desarrollos. La próxima apertura del Notre Dame vuelve a poner de manifiesto la “cadena de errores” del gobierno.

     

    El portavoz de Educación y maestro de profesión, Edwin Reyes, considera que la puesta en funcionamiento de Notre Dame “es bienvenida por parte de todos”; sin embargo, matiza que llega tras “una cadena de errores y retrasos que ha afectado a familias, alumnos y profesores”.

     

    Los continuos cambios de posición del ministerio de Educación, apunta Reyes, obedecen “a una mala planificación, que sólo se ha subsanado por la dedicación de muchos recursos y un coste enorme del proyecto inicial”. Es decir, que es “el contribuyente es el que está pagando la factura de un gobierno que quiere salvar la cara desde el punto de vista político”.

     

    Reyes no tiene dudas sobre lo positivo que es abrir Notre Dame y la mejora que supone respecto a la vieja escuela. Sin embargo, desde el GSD son prudentes en torno al coste final “del programa de renovación del gobierno, que contempla la construcción de entre seis y ocho centros; en especial, lo que es más importante, cómo se financiará”.

     

    Cabe recordar que la gestión económica del gobierno de Picardo viene siendo un eje sobre el que pivota la acción política del GSD sin que, por el momento, haya habido respuestas claras a las continuas denuncias de la oposición.

     

    En cuanto a la gestión en Educación, durante los últimos once meses, el gobierno de Picardo obstinadamente prometió, una y otra vez, que la escuela Notre Dame estaría lista para el 3 de septiembre. Sin embargo, solo una semana antes del comienzo del nuevo año académico, el gobierno anunció una extensión de las vacaciones de verano para los alumnos y los planes se retrasaron. Muchos padres en esta etapa no sabían si iban o venían con respecto a la fecha de inicio de la escuela.

     

    “Varios padres trabajadores han contactado al GSD que, dado el plazo relativamente corto, ahora les resulta difícil hacer arreglos alternativos para el cuidado de sus hijos durante los tres días en que se cerrarán las instalaciones escolares. Esto ciertamente no cumple con las serias expectativas que deberían haber tenido un enfoque más formal, considerado, comprometido y consultivo al tomar decisiones importantes como estas”, dice el portavoz del GSD.