Domingo, 17 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Taiwán selecciona a una empresa gibraltareña para supervisar un programa militar clave

  • Los dos submarinos actuales con los que cuenta Taiwan
    Noticias Gibraltar

    Taiwán ha nombrado a la consultoría gibraltareña Gavron Ltd., que ya dispone de un equipo en la isla dirigido por un español, como supervisora del proyecto multimillonario de diseño de un submarino local.

    El proyecto, uno de los más importantes para la defensa de la isla frente a un eventual ataque chino y dotado con un presupuesto de 49.400 millones de dólares taiwaneses (unos 1.390 millones de euros o 1.600 millones de dólares), busca producir un submarino para el año 2025. 

    "Siete empresas extranjeras presentaron ofertas (por el contrato) y luego de comparar y verificar su capital, técnicos, permisos de exportación y otras cualificaciones, y solo Gavron Ltd. tenía el permiso de exportación (requerido)", dijo la Marina isleña en un comunicado, difundido hoy. 

    Los actuales submarinos isleños están viejos o inservibles y los militares taiwaneses llevan años intentando adquirir nuevos navíos, pero las presiones chinas sobre los productores han hecho infructuosos sus intentos.  Ante el creciente poderío naval chino, que ya dispone de dos portaaviones, los militares taiwaneses han optado por la fabricación local de los submarinos, con la esperanza de que las empresas extranjeras se atrevan a saltarse la oposición china y contribuyan con tecnología. 

    Según los medios isleños, Taiwán recibió ofertas de supervisión del proyecto por parte de dos empresas europeas, dos estadounidenses, una india y otra japonesas, y el diseño será de la francesa Direction des Constructions Navales Services o de la alemana Howaldtswerke-Deutsche Werft. 

    La expansión estratégica, militar y económica de China está desencadenando preocupación en Estados Unidos, India, Japón y también en la Unión Europea, lo que puede facilitar la transferencia de tecnología militar o armamentos a Taiwán. China mantiene la amenaza de atacar militarmente a Taiwán en caso de que la isla tome medidas hacia la independencia formal.