Miércoles, 21 de Agosto de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

Consecuencias del Brexit: Escocia prepara un segundo referéndum de independencia

  • El Partido Conservador quiere que May aclare su salida del Gobierno

    Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia
    Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia
    Noticias

    Las consecuencias del Brexit y la incapacidad para gestionar de forma eficiente la salida de la Unión Europea le están pasando factura al Reino Unido. La ministra principal de Escocia, Sturgeon, ha anunciado hoy que impulsará un segundo referéndum de independencia y el Partido Conservador ha perdido ya toda confianza en Theresa May y le va a exigir un calendario claro para su salida como primera ministro británica.

    Nicola Sturgeon, ministra principal de Esocia y líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) ha dicho que su decisión parte de la crisis política desencadenada por la próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), que ha mostrado que el Gobierno de la conservadora Theresa May "no sirve a los intereses de Escocia", por desoír la voluntad del 62 % de escoceses que rechazó el Brexit en el referéndum de 2016.

    Antes de fin de año tiene previsto que se apruebe la legislación que regulará la nueva votación, de forma que pueda presentarla al Gobierno de Londres para su visto bueno preceptivo, aprobación a la que hasta ahora se ha negado el gabinete que lidera May. Portavoces de Downing Street han insistido que su posición no ha cambiado y que ya han dejado clara su oposición a este referéndum de independencia escocés porque ya se votó en 2014 y el 55% de escoceses rechazaron la separación.



    Unicef

    Sturgeon ha realizado este anuncio en un discurso ante el Parlamento escocés y ha afirmado que pretende llevar a cabo el segundo referéndum de independencia antes de que termine la actual legislatura en 2021.

    Mientras Sturgeon aprieta en Escocia a May, en Londres lo hace el Partido Conservador quien le ha exigido ya a la primera ministro británica que aclare y se comprometa a un calendario para que abandone el cargo al frente del Gobierno, como se había comprometido.

    Theresa May sobrevivió al voto de confianza de su partido en diciembre pasado y, aunque no puede repetirse al menos en 12 meses, muchos de sus parlamentarios exigen su salida ante la frustración provocada por la mala gestión del Brexit.