Martes, 27 de Septiembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Bossano reivindica que el istmo forma parte de la integridad territorial de la colonia

  • El espíritu de la Declaración de Bruselas “está muerto y enterrado”

    Joe Bossano, en una imagen de la última campaña electoral
    Joe Bossano, en una imagen de la última campaña electoral
    Noticias

    La intervención de Joe Bossano, como representante del Gobierno de Picardo, en el último seminario del Comité de Descolonización de la ONU se fundamentó en varios polémicos argumentos y afirmaciones, como que “el istmo forma parte de la integridad territorial de la colonia”, que el espíritu de la Declaración de Bruselas “está muerto y enterrado”, que poner a los gibraltareños bajo el dominio español es el sometimiento a la “subyugación alienígena”, que del Brexit ha surgido una nueva España “todo dulzura y miel” o que el tratamiento de los españoles a los indígenas americanos fue “masacrarlos”.

    Joe Bossano, ministro de Desarrollo Económico de Gibraltar, intervino en el seminario regional del Comité Especial de Descolonización (C24) de la ONU, que ha tenido lugar en la Isla de Granada, como ya informó el jueves pasado Noticias Gibraltar. Bossano acude regularmente a estos seminarios en representación del gobierno gibraltareño de Picardo y, en esta ocasión, ha reivindicado que el Tratado Fiscal sobre Gibraltar, firmado entre el Reino Unido y España, “reconoce plenamente la instituciones fiscales, legislativas y ejecutivas gibraltareñas y el estatus, británico, pero jurídicamente distinto, del gibraltareño”.

    Además de dedicar una parte importante de su discurso a la reivindicación del autogobierno de Gibraltar y a la importancia que, según él, tiene el reconocimiento implícito de los acuerdos hispanobritánicos, tampoco evitó críticas directas a España. “Imagínense esto, España quiere sentarse y hablar con personas que no tienen identidad como pueblo y que, además, son lavadores de dinero y contrabandista”, ironizó al referirse a las críticas españolas y la actitud de España después del Brexit cuando “el discurso… fue todo dulzura y miel”.

    “Pero siempre se han equivocado, somos los gibraltareños, la gente de la colonia, y nuestro derecho de nacimiento no está a la venta. No podemos ser comprados, no podemos ser intimidados y nunca nos rendiremos. Así que dijimos que no a ninguna soberanía conjunta”.





    Pero, según Bossano, “España reconoce ahora que nuestras autoridades fiscales y nuestras leyes fiscales son independientes de las del Reino Unido. Esto demuestra que no somos un municipio y que el Parlamento territorial goza de la independencia fiscal de un Estado. Quizás por esta razón el Gobierno de España dice que este Tratado Fiscal Internacional es con el Reino Unido y no con Gibraltar”.

    Argumentó también contra el Comité de Descolonización de la ONU por no reconocer la Orden Constitucional británica de 2006 como una Constitución propia de Gibraltar porque “si el Comité no va a supervisar el progreso constitucional de los pueblos de los territorios incluidos en la lista (de territorios pendientes de descolonización), ¿cuál es el propósito de la obligación de presentar informes?”

    En referencia a las decisiones de la ONU sobre Gibraltar hizo dos polémicas afirmaciones: que “cuando Gibraltar fue incluido en la lista de la ONU en 1946, el istmo formaba parte de la integridad territorial de la colonia”, aunque en realidad el istmo nunca fue cedido y sólo ocupado por el ejército británico; y que “ponernos bajo el dominio español total o parcialmente sería … el sometimiento de nuestro pueblo a la subyugación alienígena”.

    Porque, según había recordado con anterioridad en su discurso, el trato inglés a los soldados y civiles españoles a los que se les permitió partir hacia España “fue bastante indulgente según las normas de conducta de España de la época. En las Américas, el tratamiento que España dio a los territorios que conquistó no fue expulsar a los indígenas, sino masacrarlos”.

     




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas