Domingo, 19 de Septiembre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Los Comunes aprueban negociar un nuevo acuerdo o una prórroga y Bruselas se prepara para lo peor

  • Gibraltar también asume la posibilidad de un Brexit sin acuerdo

    Cámara de los Comunes británica
    Cámara de los Comunes británica
    Noticias

    Los diputados británicos siguen votando lo mismo que cuando Theresa May les presentaba el acuerdo de salida negociado con la UE: no es el que quieren. Y de nuevo aprueba, esta vez frenando las intenciones de Boris Johnson para un Brexit duro, negociar otro acuerdo o una nueva prórroga. Bruselas se teme lo peor y movilizará 780 millones de euros para paliar los efectos de la posible crisis y Gibraltar también se prepara para un Brexit sin acuerdo que le afectará de lleno.

    La Cámara de los Comunes ha aprobado por amplia mayoría la ley que obligaría al Gobierno de Boris Johnson a evitar una salida sin acuerdo de la UE, después de que en el debate de enmiendas se haya introducido un cambio que permitiría someter de nuevo a votación el pacto que negoció en su día el Ejecutivo de Theresa May. Los diputados han dado el visto bueno definitivo a la norma con 327 votos a favor y 299 en contra, por lo que el texto pasa ahora a manos de la Cámara de los Lores, donde si no hay correcciones se trasladaría a la reina para su sanción o, en caso contrario, volvería a los Comunes.

    En realidad esa propuesta lo único que hace es intentar detener, de momento, las intenciones de Johnson para un Brexit duro, pero parece poco probable que la Unión Europea modifique un acuerdo que lleva ya mucho tiempo cerrado y que le costó el puesto en su día a otra primera ministro, Theresa May, y sobre el que ya se ha pronunciado, insistentemente, en que nada de lo sustancial es modificable, que es justamente lo que quieren modificar los parlamentarios británicos.

    Lo mismo que con el tema de la frontera irlandesa o la unión aduanera –que son los campos de batalla importantes—pasa respecto a la prórroga. Los principales dirigentes comunitarios ya se han manifestado en contra de esa posibilidad, a no ser que Londres renuncie a la salida, lo que tampoco parece probable con el mandato de un referéndum aún vigente.

    Ante el día de la marmota del Parlamento británico, que sigue rechazando el acuerdo y pidiendo prórrogas, la Comisión Europea ha movilizado a países, empresas y ciudadanos a los que avisa de la, cada vez más probable, salida británica sin acuerdo el próximo 31 de octubre. Tampoco confía Bruselas en que realmente Johnson sea capaz de desatascar el acuerdo, después del embrollo en el que está envuelta la política inglesa, así que ha dispuesto un fondo de 780 millones de euros para paliar los “claros costes” de un Brexit sin acuerdo.



    Verano Cultural La Línea
    Verano Cultural La Línea
    Advertisement


    Uno de los problemas, aunque no el único, al que se enfrentarán los territorios británicos y comunitarios será la cuestión de las fronteras porque el Reino Unido pasará a ser tercer país con controles fronterizos, prohibiciones, restricciones y aranceles. “Puede aplicarse –dice el comunicado de la Comisión Europea-- también prohibiciones o restricciones a ciertos productos que entren o salgan de la UE desde o hacia el Reino Unido, lo cual significa que podrían requerirse licencias de importación o exportación”.

    Gibraltar también se prepara para un Brexit sin acuerdo

    Hoy mismo ha habido una nueva reunión, presidida por el viceministro principal Joseph García, del denominado Grupo Estratégico del Brexit del Gobierno de Gibraltar en el que, entre otros asuntos, se ha aprobado para el día 2 de octubre un simulacro sobre el Brexit, además de repasar los planes de contingencia sobre cadena de suministro, el comercio, los servicios críticos, la sanidad y asistencia social, el orden público, los servicios públicos, la legislación, la protección de datos y la información pública.

    García explicó que “el posicionamiento preferido por el Gobierno es que el Reino Unido y Gibraltar deberían permanecer en la Unión Europea. Sin embargo, debemos prepararnos para la posibilidad real de salir [de la UE] sin un acuerdo”.

    “Evidentemente –continuó-- el cambiante contexto político en el Reino Unido no resulta de ayuda. No obstante, Gibraltar debe mantener la calma y continuar con sus preparativos. Cabe recordar que la fecha estipulada para la salida ya se postergó del 29 de marzo al 12 de abril y, posteriormente, al 31 de octubre. Un posible desenlace es que [la fecha de salida] pueda volver a aplazarse, otra es la celebración de unas elecciones generales en el Reino Unido, y ahora se habla incluso de resucitar el Acuerdo de Retirada de [Theresa] May”.

     “Existen sencillamente demasiadas variables en este momento. El panorama debería resultar más claro en las próximas 48 horas aproximadamente. El mensaje es simple: Gibraltar seguirá preparándose con sensatez, calma y responsabilidad”, concluyó.




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz