Domingo, 2 de Octubre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Condenado a siete años de prisión tras ser detenido con una tonelada de hachís

  • Droga intervenida por la RGP. Foto NG
    Droga intervenida por la RGP. Foto NG
    Noticias

    Un ciudadano marroquí ha sido condenado a siete años de prisión tras haber sido detenido cuando pretendía alijar una tonelada de hachís en una embarcación que quedó encallada en Eastern Beach en enero de 2021.

    El detenido, de 32 años y natural de Tánger, ha sido condenado por el Tribunal Supremo tras declararse culpable de importación de una droga de clase B, posesión de una droga controlada de clase B y de encontrarse en Gibraltar sin un permiso o certificado válido.

    Los hechos se produjeron sobre las 19,45 horas del 8 de enero de 2021, cuando en la sala de control de Royal Gibraltar Police se recibió una llamada en relación con una embarcación semirrígida que había encallado en el extremo norte de Eastern Beach.

    Al llega, los agentes encontraron la embarcación abandonada y se incautaron de 32 fardos de resina de cannabis, con un peso aproximado de 1,03 toneladas, con un valor de 5,15 millones de libras esterlinas, aproximadamente. Minutos más tarde, la Policía del Ministerio de Defensa de Gibraltar detectó en las cámaras de vigilancia a alguien caminando por la zona de obras junto a Eastern Beach y el Aeródromo, lo que comunicó a la RGP.





    Finalmente, a las 21,15 horas, agentes de la Policía Nacional española en la Verja se pusieron en contacto con la RGP, ya que habían detenido a un hombre que entraba a España desde Gibraltar. Estaba empapado, llevaba zapatos sin cordones y llenos de arena y no tenía documentación. Tras un rápido registro, se le halló en posesión de resina de cannabis con un peso aproximado de 50,9 gramos.

    Así, los agentes de la RGP lo detuvieron entonces por estar en Gibraltar y no ser un ciudadano gibraltareño con un permiso válido, por intento de exportación de una droga controlada de clase B y por posesión de una droga controlada de clase B. A continuación, la RGP y la Policía del Ministerio de Defensa recurrieron a un perro de búsqueda y registraron tanto la embarcación semirrígida como la zona circundante, donde encontraron prendas de vestir abandonadas como las que suelen llevarse en las embarcaciones para tráfico de drogas.

    Esa misma noche, los detectives de la Brigada Antidroga de la RGP analizaron su teléfono móvil, en el que se encontraron numerosas fotografías a bordo de la embarcación semirrígida confiscada, con fardos de resina de cannabis claramente visibles al fondo. Las fotografías mostraban el rostro completo del sospechoso, que vestía la ropa que se había recuperado en las obras.

     




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas