Sábado, 8 de Octubre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Crisis económica, pandemia y UE marcan el nuevo curso político en Gibraltar

  • Sede del Gobierno de Gibraltar. Foto Sergio Rodríguez
    Sede del Gobierno de Gibraltar. Foto Sergio Rodríguez
    Noticias

    Gibraltar vive sus últimas jornadas estivales antes de afrontar un nuevo curso político con varios retos por delante, como la incidencia de la pandemia, la crisis económica --donde las posturas de Gobierno y Oposición son discrepantes en cuentas, deuda pública y gestión-- y el desenlace final del Brexit, después de los acuerdos de Nochevieja entre Reino Unido y España y las directrices de julio del mandato negociador del Consejo Europeo.

    Además, cabe recordar que las relaciones entre Gobierno y Oposición se tensaron en la última sesión plenaria que acabó con el abandono de todos los parlamentarios opositores, tanto GSD como Together, ante "la falta de transparencia" del gobierno de Picardo, la modernización de servicios y la gestión del proyecto eGov del Ejecutivo y también por la ausencia de explicaciones y de la investigación anunciada tras la "jubilación anticipada" del ex comisario de Policía, Ian McGrail.

    En cuanto a la gestión de la pandemia, pese al altísimo ritmo de vacunación del Peñón, que en su momento fue referente mundial, los casos positivos han vuelto a incrementarse en verano, aunque en la última semana ha bajado el número de contagios diarios. No obstante, el verano turístico no ha sido el esperado para el sector, la anunciada llegada de cruceros no ha sido masiva y las restricciones en España y otros países de la UE no han favorecido las visitas al Peñón.





    Pero, sin duda, el Brexit sigue siendo el gran reto político para los gibraltareños. Fabian Picardo, que ha contado en este tema con apoyo de la Oposición, ha sido el Ministro Principal que más veces ha visitado el número 10 de Downing Street, lo que tampoco ha servido para despejar la incertidumbre. La relación con España, la situación de la Verja, la de los trabajadores transfronterizos y, sobre todo, que aún no haya perspectiva de acuerdo final, después de ocho meses de la declaración de Nochevieja, genera una gran preocupación entre los empresarios y, por supuesto, los ciudadanos.

    Por su parte, la oposición también tiene claro que estará, dicen, siempre defendiendo los intereses de Gibraltar, pero el Gobierno del GSLP no tendrá un apoyo sin más. Consideran que ha llegado el momento de explicar, claramente, los pros y contra de unos memorandos de entendimiento que, como ha reiterado antes y ahora el GSD, deja a España en una posición ventajosa.

    El otro asunto que preocupa en Gibraltar, aunque pueda parecer insólito si se mira desde otros países, es el económico. La pandemia ha perjudicado los proyectos de inversiones y ha incrementado las partidas sanitarias y sociales, pero son varios los años en los que, especialmente el economista del GSD, Roy Clinton, viene alertando del despilfarro y la mala gestión de los caudales públicos hasta generar una importante deuda pública. “El Brexit y el Covid han sido dos problemas, pero antes de ambos ya había mala praxis”, recuerdan una y otra vez desde la oposición.

    Así, el nuevo curso político en Gibraltar se presenta con numerosas incógnitas y sobre todo con muchas dudas en torno a qué estrategia llevará a cabo el Ejecutivo. Y todo ello con la sombra, casi siempre presente desde que se inició el proceso de Brexit, de un posible adelanto electoral.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas