Viernes, 21 de Febrero de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

El deseo de Picardo de entrar en Schengen muestra la dependencia de Gibraltar con la Verja

  • Paso actual por la verja de Gibraltar. Foto NG
    Paso actual por la verja de Gibraltar. Foto NG
    Noticias

    En una entrevista con la agencia francesa AFP, el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha expresado su deseo de que el Peñón pudiera estar integrado en el futuro en el espacio de libre circulación europea Schengen, a lo que el Reino Unido siempre se ha negado, y ha hecho evidente la importancia que para la colonia británica tiene la fluidez del paso por la Verja.

    Picardo considera “positivo” que Gibraltar entre en Schengen, aunque no lo haya hecho el Reino Unido a lo largo de todos estos años ni lo pretenda en el futuro. La razón de este deseo la desvela la misma información de la agencia AFP: “Un paso sin obstáculos por esta frontera (la verja) también interesa a los 30.000 habitantes del enclave y a los españoles que trabajan en Gibraltar. Cerca de 14.000 trabajadores, en su gran mayoría españoles, pero también de otras nacionalidades, cruzan la frontera cada día, a pie o en automóvil, para ir a trabajar a Gibraltar… Entre estos trabajadores hay 2.500 británicos que viven en España debido a los bajos precios de la vivienda y cruzan también el puesto fronterizo”.

    En efecto, la economía de Gibraltar es directamente dependiente del libre acceso por la verja, ya que la mitad de su fuerza laboral reside en España y trabaja en el Peñón, unos 15.000 trabajadores según los últimos datos. De ahí que la estrategia de presión gibraltareña, en todos los ámbitos institucionales, políticos, sociales y geográficos sea, de manera insistente, la misma: conseguir la mayor fluidez posible en el paso de la verja de Gibraltar.





    Hasta ahora la fluidez ha sido habitual, incluso contraviniendo las normas de seguridad de Schengen, pero a partir de la salida plena del Reino Unido y Gibraltar de la Unión Europea y agotado el período de transición a final de este año, el territorio del Peñón pasará a quedar plenamente fuera de Europa y a la verja se le aplicará la normativa vigente, lo que sin duda se convierte en un serio riesgo para que un tránsito de esas dimensiones, que además se concentra en las horas de entrada y salida laboral, pueda ser debidamente administrado por los puestos de control que allí existen.

    Picardo argumenta en su entrevista con la agencia AFP que “otros microestados europeos disfrutan de la libertad de circulación en Schengen, aunque no están plenamente integrados en el sistema de intercambio de información". En efecto, en el espacio Schengen están incorporados países que no forman parte de la Unión Europea, algunos de ellos microestados, como es el caso de Liechtenstein, pero Gibraltar no está considerado un microestado, sino un territorio de ultramar británico pendiente de descolonización por la ONU y la UE cuya representación internacional, además, depende del Reino Unido que ya se ha negado varias veces a su incorporación.

    Sí deja claro el ministro principal de Gibraltar, en sus declaraciones, que tiene intención de plantear este objetivo en el período de transición que ahora se abre a final de mes, como lo evidencia precisamente que lo haya hecho público a los medios, así como su afirmación de que “todo ello se tomará en cuenta en las negociaciones que se inicien”. El primer paso de tales negociaciones deberá ser con el Reino Unido.




  • La tierra que queremos
    La tierra que queremos