Jueves, 13 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Gibraltar autorizó un bunkering de 3.200 toneladas de gas natural licuado sin licencia

  • El GSD acusa al Gobierno de preferir la “conveniencia comercial” a la seguridad

    Buque grúa Sleipnir
    Buque grúa Sleipnir
    Noticias

    El GSD ha acusado al Gobierno de Picardo de preferir la “conveniencia comercial” antes que la seguridad, al permitir que se hiciera el bunkering de 3.200 toneladas de gas natural licuado, el de mayor volumen de Europa, sin licencia como reconoció el propio ministro Licudi ante la GBC.

    El Gobierno de Gibraltar informó el pasado sábado que había llevado a cabo la mayor transferencia de gas natural licuado (GNL) entre buques, al aprovisionar con 3.200 toneladas los 8 depósitos del buque grúa semisumergible “Sleipnir”. La sorpresa llegó ayer mismo, cuando el responsable político de la operación, el ministro de Puertos Gilbert Licudi, explicó ante los micrófonos de la radiotelevisión pública gibraltareña, GBC, que la empresa que había llevado a cabo el bunkering no tenía licencia, pero que se había hecho una “excepción” porque el capitán del puerto lo había autorizado y “era de interés para Gibraltar”.

    El principal partido de la oposición, el GSD, no ha tardado en criticar esta actitud que “simplemente pone de relieve que el Gobierno está dispuesto a permitir que la conveniencia comercial triunfe sobre la seguridad y la ley, un paso en dirección a un gobierno sin respeto por el Estado de Derecho”.





    "Es muy preocupante –explicaba Trevor Hammond, portavoz de Medio Ambiente del GSD-- que se haya tomado un aparente atajo para eludir los requisitos normales de seguridad en una operación tan llena de riesgos como el abastecimiento de GNL”.

    “Mientras el ministro se esforzaba en explicar que Shell aún estaba en proceso de obtener su licencia de abastecimiento para GNL, la única licencia de este tipo que se ha solicitado actualmente y que se expediría ‘si todo está en orden’, se permitió a Titan llevar a cabo una operación masiva de abastecimiento de GNL en la grúa offshore más grande del mundo, la Sleipnir”.

    Para Hammond, "es necesario preguntarse cómo se determinó que una compañía que ni siquiera ha solicitado una licencia para el abastecimiento de GNL en Gibraltar pudo demostrar que podía llevar a cabo tal operación con seguridad. ¿Cómo se evaluó esto y qué riesgos se identificaron? La verdad es más probable que se encuentre en el comentario del ministro de que la operación se consideró buena para Gibraltar, de lo que se deduce que la seguridad y la ley han sido un factor secundario para la conveniencia comercial, algo por lo que GSD ha estado profundamente preocupado a lo largo de todo el desarrollo de la industria del GNL en Gibraltar".

     




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz