Sábado, 15 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El GSD, preocupado por la falta de planificación de Gibraltar ante el Brexit y la dependencia con España

  • Llamas anunció un nuevo acuerdo para la circulación de las personas

    Keith Azopardi (GSD)
    Keith Azopardi (GSD)
    Noticias

    El GSD ha mostrado su inquietud por la planificación del Gobierno de Gibraltar ante un más que posible Brexit sin acuerdo, así como por el aumento de la dependencia respecto a España y el anuncio de un nuevo acuerdo para el próximo mes, realizado por el fiscal general gibraltareño, Michael Llamas.

    Keith Azopardi, líder del GSD, explica en la edición de hoy del Gibraltar Chronicle: “Hay cuestiones importantes que debilitan lo expuesto por el Gobierno sobre el estado de los preparativos".

    "El filtrado Informe Yellowhammer—dice-- visto en contexto con otras cuestiones que señalamos hoy, plantea serias preguntas sobre el enfoque del Gobierno y el posible efecto en nuestra economía y estilo de vida si el Gobierno ha hecho mal su planificación o si ni siquiera ha hecho planes en un área en particular".

    No confía del todo Azopardi en que el Gobierno de Picardo haya hecho bien esa planificación, de acuerdo con sus declaraciones en el diario gibraltareño y sólo “el tiempo dirá si esos preparativos han sido efectivos”.

    Pero también preocupa al líder del GSD el anuncio realizado por el fiscal general Michael Llamas acerca de un nuevo acuerdo con España para el próximo mes y del que no parecen saber nada en el principal partido de la oposición, por lo que reclaman que sea un ministro el que explique está negociación, en una reunión política, en la que concrete qué es lo que se está negociando con España.





    Según el GSD, en el artículo de Llamas publicado en el Times, se aludía a un acuerdo para permitir la libre circulación de las personas, ante la perspectiva cada vez más próxima de una salida del Reino Unido de Europa sin acuerdo y, por tanto, provocando un vacío a partir del 31 de octubre.

    En su momento, para resolver el problema de la libre circulación de las personas en el entorno de Gibraltar, España y Reino Unido negociaron un memorando al amparo del protocolo anexo al acuerdo de salida británico de las instituciones europeas. Pero, obviamente, en el que caso de que no haya pacto de salida tampoco hay protocolo de Gibraltar ni ninguno de los memorandos de entendimientos, por lo que la situación la libre circulación de las personas, además de los bienes y servicios, en su caso, quedaría en principio hipotecada a las decisiones bilaterales que pudieran adoptar, en este caso concreto, España y Reino Unido.

    A pesar de que la oficina de prensa del Gobierno de Gibraltar negó ayer que el bloqueo unilateral de trabajadores en territorio británico, anunciada por un portavoz de Londres y no desmentida por Boris Johnson, pueda afectar a Gibraltar porque, dijo, "Gibraltar es una jurisdicción propia y el Gobierno del Reino Unido no puede legislar para Gibraltar”, el paso por la verja de unos y otros sigue inquietando tanto política como socialmente.

    De hecho, el GSD afirma que si el Gobierno de Gibraltar tiene intención de “celebrar un nuevo acuerdo con España” sobre el movimiento de personas “debe significar que hay cuestiones pendientes” y exige conocer, por interés público, todos los informes que haya acerca del escenario de un Brexit sin acuerdo.

    En todo caso, el tránsito de personas y, en su caso, de bienes y servicios hacia Gibraltar o desde Gibraltar dependerá de que haya acuerdo del Brexit o bien de que haya un acuerdo aparte del Brexit pero, al margen de los deseos del Gobierno de Picardo, deberán ser Londres y Madrid quienes establezcan y firmen los términos de ese acuerdo si, al final, lo hay.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas