Miércoles, 12 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El GSD volverá a votar en contra del presupuesto del Gobierno de Picardo

  • Clinton, Hammond, Feetham y Phillips (de ida. a dcha.) entran en el Parlamento
    Clinton, Hammond, Feetham y Phillips (de ida. a dcha.) entran en el Parlamento
    Noticias

    El debate presupuestario en Gibraltar ya está en marcha y el GSD, como ya ocurrió el pasado año rompiendo una tradición de la política llanita, votará en contra del documento que presenta y aprobará el Gobierno de Fabian Picardo. El grupo parlamentario de la oposición, con Roy Clinton como político de referencia en los temas de las finanzas públicas y la economía, apuesta por la coherencia en el posicionamiento del GSD ante la mala gestión financiera del Gobierno gibraltareño.

    Los argumentos que ya han esgrimido en el debate –y que aún no ha finalizado-- están en consonancia con las denuncias que constantemente efectúan tanto el propio Clinton como sus compañeros. Es decir, falta de transparencia, adjudicaciones polémicas y una gestión financiera que está aumentando el endeudamiento de Gibraltar cara al futuro.





    La decisión de votar en contra en el anterior presupuesto gubernamental provocó una crisis interna en el GSD que acabó con el liderazgo de Danny Feetham, ya que Lawrence Llamas, que en principio estaba de acuerdo con esa posición política, finalmente no ejerció el voto en contra, como el resto de los parlamentarios de su grupo.

    En esta ocasión no ocurrirá lo mismo y el GSD mostrará públicamente su rechazo a las cuentas del Ejecutivo. Una decisión que puede parecer normal, pero que en Gibraltar no lo es porque, habitualmente, la oposición siempre se abstenía en el debate presupuestario. Ahora, según Clinton, es “imposible” aprobar unas cuentas que son lesivas para la comunidad gibraltareña.

    Cabe recordar que, en su momento, el GSD denunció que la deuda pública en realidad era mayor que la reconocida por el Gobierno y la situó, entonces, en torno a los mil millones de libras (un billón de libras, según la expresión inglesa). Ahora, el GSD no descarta que esa cifra que pueda ser mayor porque, como como vienen denunciando, es complejo fiscalizar la gestión económica del GSLP debido a su falta de transparencia.




  • Magazine empresarial
    Magazine empresarial