Sábado, 18 de Septiembre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Primer revés de la UE a Gibraltar y Reino Unido tras el Brexit

  • La Comisión Europea rechaza el intento de adherirse a un convenio judicial

    Comisión Europea. Foto Wikipedia
    Comisión Europea. Foto Wikipedia
    Noticias

    Reino Unido y Gibraltar han recibido el primer revés de la UE tras el Brexit, después de que la Comisión Europea (CE) propusiera este martes rechazar la solicitud en la que los británicos pedían unirse al Convenio de Lugano de 2007, firmado entre los países de la Unión Europea (UE) y Suiza, Noruega e Islandia para facilitar la cooperación judicial en cuestiones civiles y comerciales.

    El Convenio de Lugano extiende el marco de la UE sobre el reconocimiento y la ejecución de sentencias civiles y mercantiles a esos tres países de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC). Bruselas precisó en un comunicado que Suiza, Noruega e Islandia participan, "al menos, de manera parcial", en el mercado interior de la Unión Europea, que incluye la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas, según informa la agencia EFE.

    La CE destacó que, dada la decisión del Reino Unido de abandonar la UE, el mercado único y la unión aduanera, así como de mantener con los Veintisiete una relación "más distante" que la de los países de la AELC, no es partidaria de que el club comunitario acepte la entrada británica en el Convenio de Lugano y, por consiguiente, tampoco de Gibraltar a quien Londres pretendía incluir en el convenio.



    Verano Cultural La Línea
    Verano Cultural La Línea
    Advertisement


    Dijo que, como con los demás países terceros, la colaboración puede desarrollarse mediante los Convenios de La Haya, a los que se refirió como "el marco adecuado para la cooperación futura entre la Unión Europea y el Reino Unido en el ámbito de las cuestiones civiles y mercantiles".

    Para llegar a esa conclusión, el Ejecutivo comunitario realizó un análisis "riguroso" de la solicitud británica y discutió la cuestión con los Estados miembros. Antes de que la Comisión confirme la decisión, los países y la Eurocámara podrán expresar sus puntos de vista.

    Según recoge El País, es el primer intento del Gobierno británico de Johnson de mantener una relación privilegiada con la UE tras su salida del club comunitario. El portazo deja al Reino Unido a expensas de aplicar acuerdos multilaterales más generales y normalmente menos efectivos, con el previsible impacto en la fluidez de las relaciones comerciales. Londres solicitó en abril de 2020 (también en nombre de Gibraltar) incorporarse al llamado Convenio de Lugano, suscrito por los países de la UE y tres de los cuatro miembros de la EFTA para garantizar y agilizar la ejecución de las resoluciones judiciales, los documentos con fuerza ejecutiva y las transacciones judiciales en materia civil y mercantil




  • Magazine empresarial
    Magazine empresarial