Domingo, 24 de Enero de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

La política interna británica salpica las negociaciones entre UE y Reino Unido

  • Barnier realiza un último intento para alcanzar el acuerdo

    Michel Barnier volvió a Londres el fin de semana. Foto EFE
    Michel Barnier volvió a Londres el fin de semana. Foto EFE
    Noticias

    La política interna británica podría jugar una mala pasada a las negociaciones para el posible acuerdo comercial entre la Unión Europea y Reino Unido. Según publica el diario ABC, desde Bruselas se analiza con temor varias opciones. Por un lado, la posibilidad de que una parte de los conservadores no apruebe ningún acuerdo con Bruselas porque prefieren la ruptura total porque cualquier compromiso les parecerá una "concesión indeseable". Por otra parte, está la posibilidad de que una facción de la oposición laborista se niegue a votar a favor, por considerar que sería una señal de apoyo al Gobierno conservador, que podría frenar la tendencia ascendente en las encuestas

    El negociador europeo, Michel Barnier, ha pasado el fin de semana en Londres en lo que se consideraban las negociaciones en extremis después de que tuvieran que dejar los contactos presenciales después de que un miembro del equipo europeo diera positivo en Covid-19. Según el diario ABC, llegó a Londres el sábado por la mañana para reanudar las conversaciones presenciales. El viernes por la noche dijo que estaba «muy contento» de estar de vuelta en la capital británica y que seguirá trabajando con «paciencia y determinación», que en estos momentos son las dos únicas cosas que puede ofrecer, si no hay cambios en la posición británica.

    La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, había previsto hablar directamente con el primer ministro británico pero esa conversación que se esperaba para la semana pasada no ha tenido lugar y aún no figura en la agenda de la presidenta del ejecutivo comunitario.





    Barnier tenía previsto trabajar en Londres durante el fin de semana y, luego, «tal vez uno o dos días más», en un último intento de salvar las grandes diferencias entre las posiciones de los lados.

    En Bruselas se considera que si en esta ronda, prácticamente a la desesperada, se constata que no existen condiciones aceptables para la UE, sería necesario dedicar todo el esfuerzo a preparar a las empresas para las repercusiones de una salida británica del bloque comunitario sin acuerdo.

     




  • Magazine empresarial
    Magazine empresarial