Domingo, 27 de Septiembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

El Reino Unido impone fuertes exigencias para los nuevos trabajadores comunitarios

  • Mañana entra en vigor el visado Talento Global para retener a científicos

    Laboratorio de investigación
    Laboratorio de investigación
    Noticias

    El Reino Unido va a establecer una doble vara para los trabajadores inmigrantes, mientras que primará a "las mentes más talentosas", en palabras de Boris Johnson y en referencia a los investigadores, pondrá freno a los cerca de 3 millones de trabajadores comunitarios con altas exigencias de idioma y con un contrato en vigor superior a los 30.000 euros al año.

    Mañana 20 de febrero entra en vigor el visado Talento Global que el Reino Unido ha establecido para salvar las consecuencias del Brexit y retener en aquel país a científicos, investigadores y matemáticos. Pero, por otra parte, Londres ha anunciado las nuevas condiciones de inmigración que elevará drásticamente las exigencias al resto de trabajadores hasta poner en riesgo la continuidad de algunos sectores económicos, según advierten sindicatos y empresarios.

    El científico español, Óscar Marín, jefe del Departamento de Neurobiología del Desarrollo y director del Centro del Consejo Médico de Investigación (MRC) para los Trastornos del Neurodesarrollo en el King’s College de Londres y consejero de la Fundación Gadea por la Ciencia, confía en que tras el Brexit “no habrá ningún impedimento para la contratación de investigadores extranjeros, aunque la estabilidad no va a ser la misma que cuando Reino Unido formaba parte de la Unión Europea”.

    Con este sistema de visado por la vía rápida, que se conocerá como Talento Global y que estará abierto a extranjeros cualificados en el campo de la investigación científica a partir de mañana, 20 de febrero, Reino Unido respalda su apuesta por la captación y retención del talento científico. “Esperamos que este nuevo sistema de visado nos permita organizar nuestra vida con un cierto horizonte temporal”, asegura Marín.

    Hay que tener en cuenta que “el sistema académico de Reino Unido se nutre de investigadores de todo el mundo y según mi experiencia de los últimos cinco años, nunca nos ha resultado muy difícil reclutar a nadie. Actualmente, en mi laboratorio hay investigadores de más de 10 nacionalidades”. No obstante, añade, “no podremos evaluar los procedimientos administrativos hasta que no estén funcionando. En principio, que se establezca un sistema que agilice la contratación de investigadores es una buena idea”. 



    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas


    Sin embargo, según Marín, el reemplazo de los permisos actuales “recuerda al sistema de Estados Unidos, en el que la obtención de un visado permanente requiere establecer esa excepcionalidad. Solo podría ser un problema, por ejemplo, para la contratación de técnicos de laboratorio de fuera de Reino Unido”.

    Además, el Ministerio del Interior también anunció una importante inversión gubernamental que, en palabras del científico, “siempre son bienvenidos. Esperamos que el impulso sea sostenido, más si cabe en un país donde el estado invierte poco en comparación con otros países con economías similares”.

    Freno a los inmigrantes comunitarios

    Por otra parte, sindicatos y empresarios han criticado el plan de Boris Johnson para los trabajadores inmigrantes y cuestionan la posibilidad de que se produzca un "desastre" en sectores como la sanidad, la agricultura o la hosteleria ya que ahora se exigirá un contrato laboral de al menos 30.000 euros al año y demostrar un alto conocimiento del idioma inglés.

    Este nuevo plan de inmigración británico es el más drástico de los últimos años y afectará de lleno a los aproximadamente 3 millones de inmigrantes de la Unión Europea en el Reino Unido. Además de estos requisitos, los futuros inmigrantes europeos deberán contribuir anualmente con 500 euros al Sistema Nacional de Salud Pública (NHS) para tecer acceso a la sanidad pública y deberán esperar un mínimo de cinco años para poder solicitar ayudas sociales.

    Este plan persigue, claramente, cerrar el acceso del Reino Unido a los trabajadores comunitarios no cualificados.