Martes, 3 de Octubre de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

El músico queer Saint Torrente presenta un avance de su nuevo disco

  • Foto promocional del single ‘Adam’ (fotografía de Megane Mercury)
    Foto promocional del single ‘Adam’ (fotografía de Megane Mercury)
    Noticias

    ‘Adam’ es el título del nuevo single de Saint Torrente, el artista queer gibraltareño, editado como adelanto de su próximo EP, cuyo lanzamiento está previsto para este año. Se trata de una balada frágil e íntima en la que el artista, acompañado de guitarra y piano, describe la devastación que sigue a la pérdida de un amor intenso. Al igual que en su canción, el cantante habla del desamor con una sonrisa en los labios y la voz entristecida de quienes aceptan las derrotas sin dejar de sufrirlas. El nuevo tema contrasta con trabajos anteriores, como ‘Les Immortels’, de corte dance, y se sitúa más en la línea de otros como ‘Matador’, en el que ya desplegó su calidad como baladista.

    Su nuevo trabajo llega en un momento de efervescencia queer, en el que Anohni (líder de Anohni/Antony & and the Johnsons) prepara su próximo disco y el músico y performer Arca es uno de los principales reclamos de los festivales BBK y Cala de Mijas de este año.

    ¿Siempre has tenido claro qué querías hacer y quién querías ser?

    Sí, sí, creo que sí. En Goldsmiths (Universidad de Londres) estudié la música popular como una forma de arte a todos los niveles de seriedad: estudios académicos, composición, producción e interpretación. Siempre cuento que presenté mi tesis en tacones, fue como: “Vale, vamos a mostrar a la clase cómo es permanecer concentrado mientras caminas con tacones”. Además, cuando estaba en Londres, me involucré en la escena del cabaret y comencé a conocer gente. Luego, poco a poco, empecé a hacer mi propio trabajo. Sucedió de una forma muy natural. Solo quería actuar, estaba feliz de actuar en cualquier lugar al que me invitaran. Estaba rodeado de muchas bandas y muchos instrumentistas y al final acabé haciendo algo diferente en la escena porque cantaba con mi propia música en lugar de hacer versiones, pero también usando elementos de interpretación drag en la música, como la lip sync.

    En ‘Adam’ se aprecia una evolución importante en tu música. ¿Ha sido acorde con una evolución personal?

    Sí. Creo que eso es un testimonio del hecho de que siempre he trabajado realmente en plan “hazlo tú mismo”, así que para mí las cosas han evolucionado a medida que he ido aprendiendo. Cuando comencé el sonido de mis producciones era más rudo, más suelto, como resultado de un intento de hacer las cosas lo más baratas posibles porque, al fin al cabo, soy el único que financia todo. Ahora siento que mi sonido es más emotivo, más instruido, pero también creo que la calidad ha mejorado porque ahora sé mucho más porque todo lo aprendido desde entonces. Después de los años de pandemia y sintiéndome tan encerrado, noto que las personas están realmente comprometidas y preparadas para explorar de nuevo. Quizás por eso elegí este momento para lanzar mi música, ahora me siento listo de verdad para relacionarme con el mundo exterior, interactuar con la gente y conectar con ella de nuevo.

    Shangay, una de las principales cabeceras españolas LGTBIQ, ha publicado recientemente una reseña de ‘Adam’. ¿Temes que las etiquetas puedan prevalecer sobre tu música?

    Esta era una preocupación que tenía antes, pero creo que mi trabajo está muy influenciado por la cultura de la que vengo, la escena drag y un legado de gente queer. Para mí, LGTBIQ nunca ha sido un problema en absoluto. El nombre Saint Torrente vino de mi apellido, Torrente, y quise poner “Saint” delante porque para mí fue una manera de honrar el ser queer y decir en voz alta que me siento bendecido por serlo.

    ¿Cuál es tu definición de queer?

    Alguien que rompe las normas hegemónicas del sexo y género, pero entiendo que cada persona queer tendrá su definición.





    Sobre la inspiración de Adam, citas un poema de Elaine Khan: “He oído que el amor vuelve a la gente blanda, pero nunca he sido más despiadada”…

    Este nuevo proyecto está realmente inspirado directamente en esa cita. Hay una especie de dinámica para mí sobre cómo ser un artista queer. Por lo general, estamos acostumbrados a ver a los artistas queer como drag queens, como a personas que se ocultan tras una máscara. Tenía curiosidad sobre cómo sería el artista después de ser consciente de ese caparazón y romperlo. Requiere una especie de reconocimiento de la vulnerabilidad, como ocurre en cualquier relación, cuando le dices a alguien algo así como: “Podría amarte y podrías lastimarme”, pero tienes que ceder y aceptar eso como una posibilidad. Exploré este sentimiento de artista queer que analiza los riesgos que hay que afrontar para sentir amor, sentir conexión o sentirte integrado con el mundo.

    Cada vez se consolida más un movimiento queer que demuestra su fuerza y sus sentimientos más allá de lo meramente estético. ¿Te consideras parte de ello?

    Me gustaría pensar que sí. Pienso en documentales como ‘Paris is Burning’, que refleja el hecho de que nos disfrazamos y de que debería ser algo divertido y tonto, pero también trata del precio que hay que pagar para tener derecho a disfrutar. Muestra los comienzos de la escena de performance queer, que ya mostraba que los riesgos que asumimos en la vida cotidiana nos permiten construir este espacio en el que podemos divertirnos, ser libres, disfrutar de esa libertad y tomárnosla muy en serio. Si puedo ser una pequeña parte de ese legado, me sentiré muy satisfecho.

    Volviendo a tu próximo proyecto. ¿El resto del EP seguirá la línea de Adam o también incluirá temas dance?

    Para mí este EP es un estudio de composición de baladas, del melodrama y de la emoción de una composición de canciones realmente profunda, intensa y triste. Mi último EP tenía mucho que ver con el dance y con una especie de expresión salvaje. En este trabajo quería plasmar un concepto muy sucinto y explorar la balada en todas las formas en las que se puede expresar. En cuanto al vídeo, es la primera vez que organizo a todo un equipo y hago un vídeo a esa escala. Trabajé con mis mejores amigos, Imogen y Jeremy Franklin. Trabajamos sin parar, intentando asegurarnos de que todo funcionaba. Fue un esfuerzo de grupo y estoy muy orgulloso del equipo que formamos como artistas del “hazlo tú mismo”.

    ¿Crecer en Gibraltar ha influido en tu obra?

    Soy muy afortunado de haber crecido en Gibraltar, de haber tenido la oportunidad de participar en el teatro local y de trabajar junto a Christopher Cortés en sus coros cuando era adolescente. Cortés y Julian Felice han sido mis mentores. En lo personal también me siento muy honrado de ser gibraltareño y de estar en medio de todas estas culturas diferentes. También soy medio español, me siento medio andaluz y medio gibraltareño, así que entiendo algo sobre lo que es existir en el medio, que creo que es muy valioso para mí como artista queer, una especie de reconocimiento de incertidumbre y de los matices que me siento muy honrado de tener.

    ¿Sientes que tu arte es reconocido por tu comunidad?

    De algún modo, sí. Recientemente estuve en un programa de GBC Radio y me hizo muy feliz haber sido recibido tan cálidamente por los anfitriones y sentir que entendían lo que estaba haciendo. Gibraltar puede ser un lugar conservador a veces y he recibido comentarios de personas que no entendían mi trabajo en absoluto, pero creo que tienen derecho a esas opiniones. Tampoco pretendo que lo mío vaya a ser del agrado de todos, pero todo lo que puedo hacer es trabajar desde mi perspectiva.