Jueves, 6 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El Reino Unido se desvía de su propia denominación tradicional de las aguas alrededor de Gibraltar

  • Imagen de archivo de un incidente entre un pesquero español y una patrullera gibraltareña
    Imagen de archivo de un incidente entre un pesquero español y una patrullera gibraltareña
    Noticias

    El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Alan Duncan, ha modificado la denominación que tradicionalmente aplica su Gobierno a las aguas que rodean a Gibraltar y a las que ha calificado ahora de “aguas propias”, en lugar de aguas territoriales británicas.

    Que sea el ministro británico del Foreign Office, en una respuesta parlamentaria en la Cámara de los Comunes, quien haya aplicado por iniciativa propia este cambio de denominación a las aguas alrededor del Peñón no parece que se trate de un error de improvisación como han querido calificarlo.

    De hecho, el embajador español en la ONU, en su última comparecencia ante el Comité de Descolonización, reivindicó precisamente las aguas alrededor del Peñón y el istmo como apropiaciones ilícitas del Reino Unido y, a pesar de las presiones que desde las instituciones y varios sectores gibraltareños se hace al gobernador británico para que se enfrente a los buques de la Armada española cuando navegan en las proximidades, lo cierto es que los representantes británicos se cuidan de mantener una postura ambigua al respecto.





    Como se conoce, la cesión que España hizo de Gibraltar está tasada por el Tratado de Utrecht, el único documento vigente al respecto, que se refiere exclusivamente a la ciudad, las defensas y el puerto, sin mención alguna a las aguas alrededor del Peñón. Tras la Guerra de la Independencia española, el Reino Unido ha reivindicado como aguas británicas las que alcanza la bala de un cañón, según la terminología de entonces impuesta internacionalmente por Gran Bretaña, cuando su Imperio estaba en el mayor esplendor.

    Desde entonces, España y Reino Unido no se reconocen mutuamente la soberanía de tales aguas en controversia y los desencuentros se suceden mientras Gibraltar pretende expulsar a los pescadores españoles cuando faenan en ellas, los buques militares españoles cruzan cuando entran o salen de la Bahía en dirección a la Costa del Sol o los submarinos nucleares británicos llevan a cabo ejercicios en la cara Este del Peñón.

    Todas estas circunstancias y la tensión frecuente respecto a la cuestión de las aguas, convierten en poco probable que sea un error de improvisación el sutil cambio en la denominación que el máximo representante del Foreign Office ha aplicado a las aguas: antes aguas territoriales británicas de Gibraltar y, ahora, aguas propias de Gibraltar.

    La respuesta del ministro Duncan era a una pregunta del diputado conservador Hollobone, precisamente sobre las medidas adoptadas por el Foreign Office en cuanto a las “incursiones”, según su propia expresión, en las “aguas territoriales británicas de Gibraltar”. La respuesta del ministro fue que “cualquier incursión de este tipo en las aguas propias de Gibraltar siempre es respondida por nosotros”.




  • Magazine empresarial
    Magazine empresarial