Miércoles, 4 de Agosto de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El superintendente Paul Richardson se jubila tras 35 años de servicio

  • Despedida del superintendente Paul Richardson. Foto NG
    Despedida del superintendente Paul Richardson. Foto NG
    Noticias

    Uno de los agentes más veteranos de la Royal Gibraltar Police (RGP), el superintendente Paul Richardson, se ha jubilado este martes tras 35 años de servicio. Galardonado con la Medalla de la Policía de los Territorios de Ultramar por los servicios prestados a la policía en 2015, cuanto obtuvo el ascenso a Inspector Jefe, ascendió en enero de 2019 a superintendente, siendo trasladado a la División de Servicios de Protección y Crimen.  

    Paul se incorporó a la Royal Gibrltar Police en septiembre de 1985 y durante los primeros cinco años de su carrera prestó servicios policiales de primera línea, lo que en aquella época también le supuso ser conductor de ambulancias. Tras su traslado a la División de Delitos en 1990, trabajó en la Brigada de Investigación Criminal y de Fraudes, donde fue ascendido al rango de sargento. 



    Verano Activo La Línea
    Verano Activo La Línea


    Ya en 2020 fue ascendido a inspector y trabajó en la formación, el desarrollo corporativo, la administración de la fuerza, la unidad de justicia penal, las normas profesionales y el Centro de Coordinación de Inteligencia Criminal y Drogas de Gibraltar. Su función de formación incluyó dos despliegues en Gambia en 2008/2009, donde, junto con instructores del Real Regimiento de Gibraltar, diseñó e impartió formación de las Naciones Unidas a los agentes de policía de Gambia antes de su despliegue en la región sudanesa de Darfur. Posteriormente, en 2015 fue ascendido a Inspector Jefe y en 2019 a superintendente.

    "Ha sido un absoluto privilegio servir durante estos últimos 35 años. Ha habido muchos momentos buenos y bastantes malos, pero son los buenos momentos los que apreciaré junto con las relaciones que se han desarrollado paralelamente", ha manifestado Paul, que ha recordado que cuando empezó su carrera en 1985, "me decían a menudo que la policía era como una gran familia y tardé mucho tiempo en entenderlo. Supongo que es porque la mayoría de nosotros crecimos juntos en el trabajo, nos apoyamos en los malos momentos y celebramos los buenos". 

    Además, ha afirmado que "la RGP no es la misma organización que cuando me incorporé y puedo decir sinceramente que, en mi opinión, es mucho mejor. La formación, los equipos y la gestión han mejorado enormemente y es mejor por ello. He tenido una carrera larga y gratificante y he conseguido mucho más de lo que esperaba". "Deseo a la RGP y a todos los que forman parte de ella, tanto a los funcionarios como al personal de apoyo, lo mejor para el futuro y les doy las gracias por haber sido una parte tan importante de mi vida laboral", ha concluido. 




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas