Jueves, 6 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Together Gibraltar también pide que se pare el proyecto de Queensway Quay Marina

  • Queensway Quay, donde el Gobierno proyecta un hotel-isla dentro de un nuevo desarrollo urbanístico. Foto NG
    Queensway Quay, donde el Gobierno proyecta un hotel-isla dentro de un nuevo desarrollo urbanístico. Foto NG
    Noticias

    La política urbanística de Picardo está provocando cada vez más unanimidad en las críticas de la oposición. Together Gibraltar (TG), la formación política que lidera Marlene Hassan Nahon, como días atrás hizo el GSD, se ha sumado a las quejas por el proyecto de Queensway Quay Marina.

    Según TG “si prosigue la tendencia imprudente de desarrollo excesivo en Gibraltar, dará lugar a la destrucción de la vida marina en el puerto deportivo y con notable perjuicio para los residentes”.

    Para Hassan Nahon el problema es más global, ya que las construcciones son “interminables en Gibraltar y los nuevos edificios alrededor del puerto deportivo mermarán un sitio de importantes puntos históricos y residenciales”. Todo ello, prosigue, por no citar la importancia comercial de la zona para desarrollar aún más edificios destinados a apartamentos de lujo.





    Asimismo, desde el punto de vista ambiental, Together Gibraltar expone que “el reclamo de la marina para construir un hotel-isla, tendrá un impacto negativo en la vida marina y provocará la interrupción de las corrientes alrededor del puerto deportivo”. Para su posterior recuperación, dice Marlene Hassan, “será necesario efectuar un dragado”.

    Together Gibraltar también apela al impacto visual que esto va a provocar. “Desde una perspectiva estética y de las verdaderas necesidades sociales, el Gobierno debe motivar a los promotores para que apuesten por Upper Town y otras áreas necesitadas de regeneración, en lugar de destruir los pocos espacios tranquilos y elegantemente desarrollados de los que disponemos”.

    El partido político TG, que aspira a tener representación en los próximos comicios, dice estar preocupado “por la supervivencia de los restaurantes y locales que están en el puerto deportivo”. Si finalmente se lleva a cabo el proyecto del hotel “habrá que contar con inconvenientes como ruido, aire, contaminación lumínica y un daño importante a nuestro patrimonio”.




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz