Martes, 11 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Una empresa de juego de Gibraltar prohibe a sus directivos trabajar desde España

  • Aviva la polémica entre Gobierno y GSD sobre el tratado fiscal

    Acceso a Gibraltar por la verja y aeropuerto. Foto Sergio Rodríguez
    Acceso a Gibraltar por la verja y aeropuerto. Foto Sergio Rodríguez
    Noticias

    Una empresa de juego online radicada en Gibraltar ha prohibido a sus directivos que vivan en España que lleven a cabo cualquier tarea desde sus casas. La prohibición pretende evitar que el trabajo, desde suelo español del personal directivo de una empresa que opera en Gibraltar, pueda afectar a la consideración fiscal de esa compañía. 

    La medida ha generado polémica política y confusión entre los trabajadores que viven en España. En concreto, el principal partido de la oposición en Gibraltar, el GSD, ha afirmado que la restricción es consecuencia directa del tratado fiscal hispanobritánico para la armonización fiscal de la colonia, algo que el ministro principal gibraltareño ha negado con rotundidad.

    Cabe recordar que el tratado fiscal hispanobritánico sobre Gibraltar al que hace referencia el GSD, aunque ha sido acordado entre Londres y Madrid, aún no está en vigor y tiene que ser aprobado en Parlamento, por lo que al menos de momento no concurre ninguna restricción a este respecto.

    No obstante, una información de la televisión pública gibraltareña, GBC sí indica que esta medida de restricción se adopta como consecuencia del tratado fiscal. “La decisión –dice-- es una medida cautelar contra la posible responsabilidad fiscal en la que pueden incurrir las empresas si las autoridades españolas consideran que los empleados que se consideran ‘responsables’ (gerentes, directores, etc.) trabajan para una empresa con sede en Gibraltar, mientras se encuentran en España”.





    También informa que, aunque “España no ha dado ninguna indicación de si se aplicarían o no tales reclamaciones fiscales, varias empresas no están dispuestas a correr el riesgo, y algunas estimaciones sugieren que podrían tener que hacer frente a facturas de decenas de millones en caso de que se produjera alguna reclamación de este tipo”.

    Por su parte, el Gobierno de Gibraltar niega que el tratado fiscal pueda generar esos cambios sino que, al contrario, contribuye a regularizar las relaciones fiscales. Reconoce que la legislación fiscal española siempre ha podido afectar a las entidades que operan en Gibraltar si los particulares y las empresas no respetan correctamente las normas fiscales.

    El propio ministro principal, Fabian Picardo, según la misma información de GBC, dice que este caso no es más que un ejemplo de entidades comerciales que recuerdan a sus empleados que deben actuar de acuerdo con los principios de gestión y control establecidos desde hace mucho tiempo si residen fuera de Gibraltar, y que no tiene nada que ver con nada nuevo en el tratado fiscal.

    Fabián Picardo dice que la claridad que proporciona el tratado permite a las empresas recordar a sus empleados, de manera mesurada, que deben regularizar sus propias posiciones a medida que avanzamos en un nuevo entorno de seguridad fiscal transfronteriza, pero en el que las normas en materia de gestión y control permanecen inalteradas.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas