Miércoles, 23 de Junio de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

La Línea recupera la normalidad pero el Gobierno mantendrá un dispositivo de seguridad

  • El antiguo Restaurante 'La Marina', ayer en llamas. Foto: NG
    El antiguo Restaurante 'La Marina', ayer en llamas. Foto: NG
    Noticias

    La situación de tensión vivida ayer en La Línea de la Concepción tras la muerte de dos personas a consecuencia del naufragio de su embarcación, se ha tranquilizado, con incidentes leves durante la noche.  

    Así lo explican fuentes de la Subdelegación del Gobierno, que añaden que en el barrio de La Atunara y zonas cercanas se han desplegado en torno a setenta policías nacionales desde ayer y que dicho dispositivo se mantendrá, al menos, dos días más "para evitar un posible repunte de violencia callejera".

    Según los datos ofrecidos por la Policía, durante la noche no se han producido incidentes, a excepción de alguna pequeña quema en la zona de Las Palomeras.  Durante los altercados que se produjeron este lunes tras el levantamiento de los cadáveres resultaron heridas con carácter leve dos personas.





    Además, se produjeron daños en varios vehículos policiales, con carrocería dañada y lunas rotas por el lanzamiento de piedras.  Del mismo modo, vehículos estacionados en la calle y mobiliario urbano se vieron afectados por los altercados, tanto por incendios como por impactos.  Hasta anoche, según fuentes policiales, no se había producido detención alguna por estos incidentes.

    El origen de los disturbios fue el fallecimiento de dos varones de 19 y 51 años a primera hora de la tarde, cuando la embarcación en la que navegaban naufragó y saltaron al mar, donde no pudieron permanecer a flote.

    La Guardia Civil recuperó los dos cuerpos e intentó reanimarlos durante más de media hora, según fuentes oficiales, aunque no pudieron salvarles la vida.

    Fuentes de la investigación señalaron que al menos uno de los fallecidos tenía antecedentes policiales y que salieron al mar en un bote de fibra pequeño y precario para suministrar garrafas de gasolina y avituallamiento a una narcolancha que media hora después del suceso, sin detenerse a auxiliarles, introducía un alijo de hachís por la zona del cortijo Aguilera




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas