Jueves, 6 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

La Policía Local de La Línea envía a la Fiscalía de Menores veintiséis atestados por absentismo

  • Dos agentes de la Policía Local de La Línea
    Dos agentes de la Policía Local de La Línea
    Noticias

    El Servicio de Atención a la Familia de la Policía Local de La Línea ha dado a conocer el balance de sus actuaciones en casos de absentismo escolar durante el curso  2018/2019. En los recorridos diarios por diferentes zonas realizados por  los agentes destinados a este departamento, han detectado un total de 235 estudiantes fuera de sus centros en horario lectivo. De ellos, 181 menores estaban en edad obligatoria de escolarización (hasta 16 años) y 54 eran menores que habían superado la edad de escolarización obligatoria. 

     

    Aunque muchos de ellos han sido interceptados en reiteradas ocasiones fuera de sus institutos, una gran mayoría parecía tener intención de incorporarse a las clases en las horas siguientes, por lo que no todos los casos han implicado un abandono escolar efectivo. Según el SAF, la excusa mas habitual que argumentan es “me he quedado dormido”, hecho provocado en muchas ocasiones por el uso excesivo de los móviles y las redes sociales que utilizan hasta altas horas de la noche.

     

    Según el protocolo de absentismo, han remitido a la Fiscalía de Protección de Menores un total de 26 atestados, algunos de ellos como ampliación de atestados anteriores por reincidencia. Asimismo, han efectuado 75 actas de compromiso para tratar la regularización de conductas permisivas por parte de los tutores hacia el absentismo de sus hijos.





     

    El informe del SAF refleja que una de las razones que detectan en los menores para su absentismo es la falta de motivación, pues ven en su entorno maneras fáciles de ganar dinero para las que no precisan tener ninguna formación académica. En otros casos, cuando faltar a clase de manera habitual empieza a ser una costumbre desde Primaria, les resulta muy difícil alcanzar el nivel necesario para reincorporarse con normalidad. Cuando llegan a Secundaria el déficit es tan grande que les resulta imposible “aguantar” el horario y atender las  explicaciones de los docentes, por lo que, o bien acumulan partes de incidencias para provocar expulsiones, o directamente no acuden al instituto.  A todo ello se añade la poca implicación de los padres y madres para pedir ayuda o para realizar un seguimiento efectivo solicitando tutorías. 

     

    Este departamento considera que sería necesario potenciar en los centros educativos las aulas de alumnado con bajo nivel curricular, así como aumentar las clases de refuerzo o de apoyo gratuitas en determinadas barriadas.

     




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz