Martes, 1 de Diciembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

El PSOE afea a Juan Franco que no invite a Gemma Araujo a los actos oficiales

  • Carta al alcalde de La Línea

    Gemma Araujo y Juan Lozano, en una imagen de archivo
    Gemma Araujo y Juan Lozano, en una imagen de archivo
    Noticias

    El Partido Socialista de La Línea de la Concepción, liderado desde el pasado mes de diciembre por Gemma Araujo, ha hecho pública este viernes una carta emitida desde la Secretaría de Comunicación de dicha formación política para reprochar al alcalde de la ciudad, Juan Franco, que no esté invitando a la propia Araujo a los actos oficiales que se vienen celebrando en la localidad. Entre ellos, los que ya se están programando con motivo del 150 aniversario de la ciudad.

    En esa misiva, el PSOE define a Franco como un “líder de carácter marcadamente personalista” ya que, de otra manera, no se entiende según el escrito de los socialistas linenses que Araujo no haya sido invitada como “persona distinguida” al acto conmemorativo del aniversario de la ciudad. “Es obvio que admite mal compartir responsabilidades y honores”, lamenta el escrito del PSOE, cuyo contenido íntegro es el siguiente:



    Campaña Vacunación Gripe - Junta de Andalucía
    Campaña Vacunación Gripe - Junta de Andalucía


    Desde que don Lutgardo López Muñoz, personaje de profundas convicciones liberales y primer alcalde de nuestra ciudad, llevó a buen puerto el proyecto de segregación del municipio de La Línea del Ayuntamiento de San Roque en 1870 hemos recorrido un buen trecho, toda una historia. Como en todas partes, en estos 150 años ha habido episodios tristes y otros llenos de alegría. Durante la I República, por ejemplo, nos sumamos con excesivo entusiasmo al movimiento cantonalista. Esto era dividir el Estado en pequeñas divisiones territoriales que luego conformarían una república federal. Algo así como construir un país de abajo arriba. Nuestra participación en esa rebelión no pasó de dos semanas escasas.

    Últimamente, sin embargo, parece que ese afán emancipatorio ha renacido, esta vez en forma de ciudad autónoma. Hasta un reputado catedrático de Derecho Constitucional ha avalado con un informe la posibilidad de esta aspiración. La verdad es que el proceso es laberíntico, tal y como usted reconoció públicamente con estas graves y contundentes  palabras: «Iniciamos un camino de salida que será largo y complejo, lleno de dificultades». No nos negará que estas voces resultan familiares y que parecen extraídas de un éxodo en busca de una tierra prometida. También nos reconocerá que esta empresa de proporciones bíblicas lleva escondidas en su mochila la frustración de las expectativas y la erección de un líder de carácter marcadamente personalista. Sobre esto último, ya se han producido algunos síntomas alarmantes porque si no fuese así, no se explicaría la exclusión intencionada de Gemma Arujo, ex alcaldesa de la ciudad, como persona distinguida en el acto conmemorativo del aniversario de la ciudad.  Es obvio que admite mal compartir responsabilidades y honores. Mucho nos tememos que estos rasgos irán agudizándose con el paso del tiempo y que acabaremos, como en todo proceso identitario y populista, en una división entre «buenos linenses»  y «malos linenses». Oiremos palabras con tintes victimistas; se envolverá en la bandera como parapeto, y pretenderá identificarse con el pueblo, su historia y sus instituciones. Y, en los peores momentos, buscará el calor de los más fieles para recuperar el aliento en el largo y tortuoso camino hacia ninguna parte.

    Fraternalmente suyo, el Partido Socialista.




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz