Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    Manuel Triano, presidente:

    ‘La independencia política del Grupo Transfronterizo ha sido siempre una obsesión’

  • Manuel Triano, presidente actual del Grupo Transfronterizo
    Noticias Gibraltar

    Manuel Triano ha pasado al primer plano de la actualidad política y social del Campo de Gibraltar en las últimas semanas y además por doble motivo. El que fuera portavoz de IU en el Ayuntamiento de Algeciras en varios mandatos y destacado sindicalista, es, actualmente, secretario comarcal de Comisiones Obreras y presidente del Grupo Transfronterizo (GT) durante los próximos seis meses. Ante las innegables dificultades del momento actual, con un proceso de resultado incierto como es el Brexit, Noticias Gibraltar pregunta al principal representante de la asociación civil afectada.

     

                                        

    Llega a la presidencia del GT en su momento más complejo. El Brexit ya es una realidad y tiene un plazo marcado. ¿Cómo afronta esta responsabilidad?

     

    La verdad es que el funcionamiento del GT es bastante colegiado, no podría ser de otra forma teniendo en cuenta la diversidad de entidades que lo conforman, por lo que la presidencia no deja de ser un mero instrumento catalizador de su actividad y sus funciones son, fundamentalmente, de portavocía. Personalmente lo considero un privilegio, por cuanto estuve directamente implicado en su constitución, y presidirlo en un momento de plena madurez de este grupo resulta un lujo y una responsabilidad para la que espero estar a la altura. Por otro lado, está claro que el Brexit y su encaje en nuestra zona será el elemento central del trabajo de GT en los próximos meses.

     

    Hasta ahora el GT ha mantenido cierta distancia con la política, aunque obviamente ha de contar con las instituciones. ¿Mantener ese escenario es primordial o puede cambiar debido a las circunstancias?

     

    La independencia política del Grupo Transfronterizo ha sido una obsesión desde su nacimiento y un elemento de pura supervivencia y de garantía de eficacia en su trabajo. Ahora bien, nuestro trabajo de interlocución nos ha llevado a tener una intensa agenda de contactos institucionales a todos los niveles y con todo el que se ha querido sentar con nosotros. Esta actividad nos ha permitido mantener encuentros con la práctica totalidad del arco parlamentario de ambos lados de la verja e incluso del Reino Unido.

     

     

    El GT ha hecho una gran tarea de difusión e interlocución a pesar que algunos no lo esperaban, pero ¿considera que hay pocos logros tangibles?

     

    Desde mi punto de vista, el hecho de que exista un instrumento de interlocución del que forman parte organizaciones sindicales y empresariales de Gibraltar y de la comarca tiene una potencia política desconocida hasta la fecha y que, en sí mismo, supone un logro importante e inimaginable hace sólo unos años. Igualmente considero que el trabajo del GT ha sido un elemento en la normalización del tráfico en el paso fronterizo que, si bien aún debe mejorar en aspectos de su funcionamiento, ha avanzado de forma considerable si lo comparamos con la situación que se vivía hace pocos años. De hecho este fue el primer objetivo que marzo el nacimiento de éste. La labor desarrollada ante diferentes instancias: Parlamento Europeo, Parlamento Andaluz o responsables políticos e institucionales, considero que ha servido para situar sobre la mesa la dimensión humana, social y económica de las relaciones de Gibraltar y la comarca, muchas veces ocultada por las políticas de Estado y el contencioso de soberanía.

     

     

    El objetivo del Grupo era que Gibraltar estuviese en la agenda del Brexit y en las conversaciones entre Reino Unido y España o la UE, pero parece que no es esa la postura de Madrid, ¿significa que con el nuevo ministro Dastis han cambiado las formas pero no el fondo de la política española?

     

    La verdad es que el Gobierno de España lanza mensajes que nos resultan contradictorios. Hay que reconocer que el discurso de Dastis ha cambiado en las formas y está por ver cuánto se mueve en el fondo. Está igualmente por ver la predisposición del Gobierno británico en este terreno. Nuestro objetivo es precisamente ese: introducir en la agenda política de los interlocutores del Brexit, España, Reino Unido y Unión Europea, la realidad de nuestra zona, para reclamar compromisos y mecanismos que permitan mantener y mejorar las relaciones económicas y sociales a ambos lados de la frontera. El 29 de marzo ha empezado a andarse un camino y desde el GT vamos a estar muy pendientes para que en su recorrido se tengan en cuenta nuestras especificidades.

     

     

    En su experiencia sindical, ¿es posible mantener las relaciones laborales con Gibraltar para que los españoles que allí desempeñan su tarea no se vean afectados por la política de estado?

     

    Hay marco jurídico para ello, sólo hace falta voluntad política de implementarlo y capacidad de gestión para ponerlo en práctica. Además no solo son las personas trabajadoras que cruzan la verja para trabajar las que deben preocuparnos, sino todo el intercambio económico que se produce en nuestra zona y que no es cuestión menor.

     

    ¿Qué logro, aparte de la conversión en Agrupación Europea de Cooperación Transfronteriza (AECT), le gustaría conseguir durante su presidencia?

     

    La AECT es verdad que es un proyecto al que le hemos prestado mucha atención y mucho esfuerzo, y que esperamos ver culminado en el menor espacio de tiempo posible. Llevar nuestro discurso a las Cortes españolas y poder trasladar nuestras inquietudes a los grupos parlamentarios del Congreso o la incorporación de nuevas entidades como la Confederación de Empresarios de Cádiz, son objetivos que podemos cumplir en los próximos meses.

     

    Por último, ¿considera que el Brexit también puede ser una oportunidad?

     

    Creo que el Brexit es una mala noticia, que arroja multitud de incógnitas y de incertidumbres. A partir de ahí podemos hacer de la necesidad virtud, y es lo que estamos obligados a hacer.