Lunes, 16 de Julio de 2018

Formulario de búsqueda

    Arranca el Brexit y la separación del Reino Unido y Gibraltar de la Unión Europea

  • Foto oficial de la firma de Theresa May de la carta que activa el Brexit
    Noticias Gibraltar

    Anoche firmó Theresa May, primera ministro británica, la carta dirigida al presidente de la Unión Europea, Donald Tusk que activa el artículo 50 del Tratado de Lisboa y el inicio formal del proceso de separación del Reino Unido y, con él, de Gibraltar.

     

    Era un acto esperado pero que también ha disparado la preocupación en muchos sectores de población, especialmente entre los expatriados británicos y europeos y en la propia Gibraltar, desconocedora del futuro que le espera tras el proceso de negociación que ahora se inicia.

     

    No se conoce el contenido de la carta y se espera un discurso de la primera ministro británica en el Parlamento, hacia las 13,30 hora española, para que se desvelen las condiciones de este Brexit que inicia Londres.

     

    De momento los indicios son pesimistas, Theresa May ha dado a entender todo este tiempo su apuesta por un Brexit duro, incluso con la posibilidad de que hoy empiece ya la fecha oficial para la suspensión de la libre circulación, la “fecha de corte” como se la conoce, algo que el Parlamento europeo está dispuesto a vetar, según el periódico británico “The Guardian”.

     

    Y aunque la oposición británica a la libre circulación de personas es importante y de graves consecuencias, no lo es menos la factura que la Unión Europea le presenta al Reino Unido, en torno a 60.000 millones de euros.

     

    El Brexit también tiene otras derivadas, como la apuesta independentista de Escocia, el caso concreto y de imposible traslado de la frontera irlandesa y, por supuesto, en lo que se refiere a esta zona, el caso de Gibraltar, la Verja y los trabajadores trasfronterizos, entre 10.000 y 12.000 que cruzan la frontera a diario y de los que sólo la mitad son españoles.

     

    La dependencia de Gibraltar del paso por la Verja, que ya se va a  ver endurecida por las nuevas regulaciones antiterroristas europeas, inquieta sobremanera a todos los afectados, especialmente por la incertidumbre que les deparará el futuro y la falta de información al respecto.

     

    El desánimo, especialmente entre pequeños empresarios y comerciantes, es evidente y nadie quiera la vuelta a un pasado de incomunicación con España, por lo que sus esperanzas se centran en el proceso negociador que ahora se abre y en la posición que al final acuerde Londres para el futuro de Gibraltar.